Entrevista:FRANCISCA SAUQUILLO | Presidenta del Movimiento por la Paz

"La persistencia de la violencia sería un fracaso de todos"

Francisca Sauquillo (Madrid, 1943), presidenta del Movimiento por la Paz (MPDL) y del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, cree que Euskadi nunca ha estado más cerca de la paz, aunque persista la kale borroka, ETA siga amenazando desde sus comunicados y el PSOE y el PP choquen constantemente. "Estamos ante una oportunidad única y hay que aprovecharla", dijo ayer en San Sebastián al presentar el número 82 de Tiempo de Paz, revista que edita su organización. Se trata de un monográfico que incluye artículos del obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, el periodista Gorka Landaburu, el diputado socialista Ramón Jáuregui y la juez Garbiñe Biurrun, entre otros.

Pregunta. ¿Su optimismo tiene una base real?

"El fallo de este proceso es que todos estamos diciendo cómo debe hacerlo el Gobierno"

Respuesta. Primero, hay una oportunidad única. Nunca hemos estado tan cerca de la paz como ahora. Aunque persisten expresiones de violencia que el Estado debe perseguir, no ha habido muertes en un tiempo relativamente largo. Segundo, el pueblo del País Vasco está ilusionado. Más del 90% quiere que haya paz, lo que significa que los violentos no tienen el apoyo que tuvieron en un tiempo. Hay que buscar la fórmula para que esos grupos vean que ya no tienen espacio en este país.

P. Conocen de cerca otros procesos de paz. Con esa experiencia, ¿contempla una vuelta atrás en Euskadi?

R. La sociedad vasca no aceptaría una vuelta atrás. Eso no quiere decir que no pueda haber actos violentos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. ¿Qué pasos cree que deben darse para que avance el proceso?

R. Nosotros no podemos decir cómo tiene que ser el proceso. Dicho esto, está claro que ETA tiene que entregar las armas. Esa es la clave. Y mientras no lo haga, el Gobierno tiene que seguir actuando con todos los instrumentos del Estado de Derecho para perseguir a los delincuentes. El resto de la negociación debe llevarse con discrección. En este tipo de procesos no cabe la transparencia. El fallo de este proceso, a diferencia de lo que ocurre en otros similares, es que todos queremos saber cómo están siendo las negociaciones, estamos diciendo cómo debe hacerlo el Gobierno, cuando lo que correspondería es otorgar nuestra total confianza hasta que culmine.

P. ¿Hay algo no negociable?

R. Evidentemente, lo que tienen que hacer los violentos es dejar las armas. Y hay que tener en cuenta a las víctimas, pero está claro que los presos están ahí y que el Gobierno tendrá que dar algo en esta negociación.

P. ¿Cómo juzga la actuación del PP?

R. El terrorismo no puede ser utilizado de manera partidista como arma arrojadiza, porque los beneficiarios de los procesos de paz siempre son los pueblos, no los partidos. Hay que dejar al Gobierno de turno. Flaco favor se hace hablando de fracaso... Y de serlo, además, no sería del Gobierno de Zapatero, como en su día no lo fue del PP ni de Felipe González. La persistencia de la violencia sería un fracaso de todos. Que la gente no pueda vivir en libertad y tenga miedo y sufra la violencia es un fracaso de todos.

P. Usted, que vio morir asesinado a su hermano a manos de la ultraderecha, ¿cree que las víctimas están siendo un obstaculo?

R. Las víctimas tienen todo mi respeto, aunque hagan declaraciones que a lo mejor no son muy correctas para solucionar un proceso tan complejo. Cada uno reacciona de una forma ante fenómenos tan horrorosos como la muerte de un familiar. Lo que me preocupa es que haya grupos que manipulen a las víctimas.

P. Siempre se ha dicho que la sociedad vasca miraba hacia otro lado ante la violencia. ¿Ahora se ha implicado o está en el proceso como mero observador?

R. En determinados momentos sí ha habido gente que miraba hacia otro lado, porque pensaba que la violencia no iba con ellos. Pero desde marzo noto a esta sociedad cambiada, implicada en que el proceso salga adelante.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS