Insurgentes disfrazados de policías secuestran a 30 comerciantes en Bagdad

Unos 30 comerciantes iraquíes fueron secuestrados ayer en un mercado del centro de Bagdad por un grupo de hombres armados, informó el Ministerio de Interior. Los secuestradores, que vestían uniformes similares a los de la policía, rodearon poco antes del mediodía el mercado de la zona de Al Sinik, donde se venden repuestos de coches, irrumpieron en varias tiendas y se llevaron a unas 30 personas. Según varios testigos, los captores llegaron al lugar a media mañana, en vehículos similares a los que utilizan las fuerzas de Al Magauir, un cuerpo de élite del Ministerio de Interior.

En principio, la gente que estaba en el mercado pensó que se trataba de una redada policial, pero cuando posteriormente llamaron al Ministerio de Interior para verificar la medida, se les dijo que no se había desplazado al mercado "ninguna fuerza policial". Yalal Ahmed, propietario de un local comercial en Al Sinik, dijo que estaba con su hijo cuando vieron a un grupo de hombres armados cubrirse la cara con pasamontañas y decidieron huir hacia la avenida principal.

Violencia sectaria

El secuestro masivo se ha convertido en los últimos meses en algo frecuente en Irak, y varios responsables lo vinculan con las acciones de violencia sectaria que vive el país, que se agravaron después de la voladura, en febrero, de un mausoleo venerado por la mayoritaria comunidad chií iraquí en la ciudad de Samarra, al norte de Bagdad.

Por otra parte, en la provincia de Salahedin, las fuerzas estadounidenses registraron dos viviendas y detuvieron a seis personas. Fuentes policiales de Tikrit, capital de Salahedin, dijeron que soldados norteamericanos irrumpieron en la casa de Haif Mahmud y lo detuvieron junto a dos de sus hermanos y su hijo. Los militares encontraron en la casa importantes cantidades de dinero y cinco fusiles que tenían la autorización del Ministerio de Interior iraquí.

En otro incidente, un militar y un civil iraquíes murieron al ser alcanzados por la explosión de un coche bomba en el barrio de Nafak Shurta, al oeste de Bagdad.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

En Ramadi, a 100 kilómetros al oeste de Bagdad, soldados estadounidenses mataron a dos supuestos insurgentes, según un comunicado del Ejército norteamericano. Los soldados de EE UU lanzaron un misil contra un edificio desde donde parecía que eran atacados por unos hombres armados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de diciembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50