Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los astronautas del 'Discovery' amplían la ISS durante su primer paseo espacial

La NASA quita importancia a los daños observados en un ala de la nave

Dos de los astronautas que llegaron el pasado martes a la Estación Espacial Internacional (ISS) a bordo del transbordador Discovery completaron en la madrugada de ayer el primero de los tres paseos espaciales previstos en esta misión para continuar su construcción. El sueco Christer Fuglesang, de la ESA, y el estadounidense Robert Curbeam, de la NASA, añadieron una nueva sección a la viga principal de la estación durante su estancia en el espacio de seis horas y media de duración. Este elemento estructural, del tamaño de un automóvil pequeño, fue trasladado en la bodega del transbordador a la ISS.

La especialista Joan Higginbotham utilizó el brazo robótico de la estación para mover el nuevo segmento hasta donde debía situarse. Luego, los dos astronautas, desde el exterior, guiaron con gestos a Higginbotham para colocarlo con precisión. Posteriormente realizaron las conexiones de los distintos cables necesarios, y también cambiaron una cámara exterior que había dejado de funcionar.

La instalación de este nuevo segmento permite a la NASA avanzar hacia su objetivo de terminar la construcción de la ISS en 2010, antes de que dejen de volar los transbordadores. Tras el paseo espacial, se inició el repliegue automático de uno de los paneles solares antiguos para poder continuar con la construcción.

Con anterioridad a empezar el trabajo de construcción, los siete astronautas del Discovery y los dos que estaban ya en la ISS realizaron una inspección detallada del exterior del transbordador para detectar posibles daños sufridos durante el despegue. Se descubrieron pequeños agujeros en el ala izquierda, la misma que resultó dañada al despegar el Columbia en 2003, lo que llevó a su destrucción cuando regresaba a la Tierra. Sin embargo, la NASA considera que el escudo térmico del Discovery no ha sufrido esta vez daños y está en condiciones de soportar la reentrada en la atmósfera, según un comunicado hecho público ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de diciembre de 2006