Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un contrapeso para la 'banana europea'

Arrancan las V Jornades Econòmiques de l'Euram del Institut Ignasi Villalonga

La región del Arco Mediterráneo o Euram, de la que forman parte la Comunidad Valenciana, Cataluña y las Baleares, se juega ser un contrapeso para la banana europea, el eje económico que transcurre entre Londres y Milán, o convertirse en una eurorregión periférica. Entre los retos que debe acometer para consolidarse como un núcleo, el vicepresidente del Institut Ignasi Villalonga, Joan Baptista Casas, destacó ayer en Valencia la necesidad de "pensar en políticas del Euram y para el Euram" y solventar los problemas de infraestructuras de transporte del corredor mediterráneo.

El Institut d'Economia i Empresa Ignasi Villalonga presentó ayer las V Jornades Econòmiques, que este año se celebran en Valencia y cuyos principales actos son el Congreso Internacional de Actividad Portuaria en el Mediterráneo y el homenaje al político y empresario que da nombre a esta entidad. Ayer, el promotor cultural Eliseu Climent destacó la "normalidad" de reunir en el congreso a las autoridades portuarias de Barcelona y Valencia, así como a los consejeros de Infraestructuras valenciano y catalán para hablar de la competencia y estrategias comunes de ambos puertos. Asimismo, destacó el homenaje que se le tributará a Ignasi Villalonga, que fue "presidente interino de la Generalitat de Cataluña en 1935", y en el que intervendrá el ex presidente catalán Jordi Pujol.

La inauguración de las jornadas arrancó ayer con las comunicaciones La Eurorregión del Mar Báltico, por el coordinador Slawomir Demkowicz-Dobrzanski, y La eurorregión del Arco del Mediterráneo (Euram), a cargo de Joan Baptista Casas, vicepresidente del Institut.

Demkowicz-Dobrzanski disertó sobre el "ejemplo lejano" de esta eurorregión formada por nueve regiones de seis países diferentes y cómo han mejorado en sus años de existencia tanto las relaciones como las oportunidades económicas a través de las estrategias de colaboración.

Por su parte, Casas defendió el Euram "como una realidad y no como una voluntad", puesto que reúne todas las condiciones que impone la ciencia económica para constituir una región homogénea. "Es una región definida por elementos homogéneos y por una interrelación interna". Para Casas, esta eurorregión posee un modelo económico propio y unas problemáticas comunes, sin embargo afronta el agotamiento del modelo y debe imponerse algunos retos para poder lograr el objetivo de conformarse como un núcleo relevante en la estructura económica europea frente al eje Londres-Milán. Entre ellos, contrarrestar los estrangulamientos que le provoca la economía global y potenciar sus puntos fuertes. Casas también puso el énfasis en la necesidad de mejorar las infraestructuras: reducir la dependencia de la carretera, lograr la alta velocidad ferroviaria en el corredor mediterráneo y establecer una colaboración entre los puertos de Valencia y Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de diciembre de 2006