Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PARA NIÑOS

Gallinitas y arte románico

Agroturismo y cultura en la comarca barcelonesa de Osona

Masías donde los niños descubren de dónde vienen la leche y los huevos. Y espacios verdes con rutas muy interesantes.

Recoger por las mañanas los huevos que han puesto las gallinas o hacer una ensalada con los tomates y las lechugas sacados directamente de la tierra son actividades que pueden resultar muy divertidas para los más pequeños, y seguro que también para los padres. El agroturismo, con alojamiento en masías y casas de payés, está muy implantado en Osona, una comarca barcelonesa de paisajes poderosos situada entre los Pirineos y la Costa Brava. Bosques de robles y de hayas, como el de la Grevolosa, y valles, llanuras y altiplanos, como el de Sau, permiten todo tipo de actividades al aire libre, desde el senderismo o las rutas en bicicleta o a caballo hasta viajes en globo o la práctica del piragüismo y esquí náutico.

No extraña que José Luis Cuerda haya elegido esta comarca para ambientar su última película, La educación de las hadas, en la que la naturaleza es uno de los protagonistas. La acción transcurre en una masía en Viladrau, un pequeño pueblo del sur de Osona, en lo que se denomina Portes del Montseny, una de las entradas a este emblemático parque natural. El paisaje otoñal, entre frondosos bosques de hayedos, despertará la imaginación de los peques, como le ocurre al protagonista de la película. Si las hadas existen, deben de vivir en un lugar como éste.

Propuestas culturales

En Osona es posible combinar la vida de granja con visitas culturales. Vale la pena pasar un día en Vic, ciudad en la que estudiaron Jaume Balmes y Jacinto Verdaguer, y pasear por las calles y plazas del centro. Destaca la plaza Mayor, que conserva el suelo de arena. Y en el Museo Episcopal, que alberga una de las mejores colecciones de arte románico de Cataluña, se organizan visitas especiales para los niños.

Los amantes del románico no deben perderse el monasterio de Caserres, a unos 25 kilómetros de Vic. Del siglo XI, conserva un magnífico claustro y en las dependencias restauradas se ha recreado la vida de los monjes benedictinos que lo habitaron en la Edad Media. Es una visita ideal para hacer con niños, y tanto la subida al monasterio como las vistas desde allí son impresionantes.

Un paseo a pie o en bicicleta siguiendo el curso del Ter es una buena forma para conocer la zona y lo que fue una floreciente industria. En una de sus fábricas textiles trabajó Miquel Martí i Pol antes de convertirse en uno de los poetas catalanes más destacados de la segunda mitad del siglo XX. Pueden visitarse la casa donde nació y los lugares que frecuentó.

GUÍA PRÁCTICA

Dormir- La Teulería (938 58 43 14). Casa de payés del siglo XVIII. Sant Pere de Torelló. Capacidad para 10 personas. Fin de semana, desde 300 euros.- La Riera (938 85 34 21). Masía del siglo XVIII. Vic. La habitación doble, de 48 a 50 euros.- La Morera (938 84 04 77). Masía del siglo XVII. El Brull. Doble, 84 euros.Información- Oficina de turismo de Osona (938 85 17 15; www.osonaturisme.com).- Asociación de Agroturismo de Osona (www.agroturismeosona.com).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006

Más información