Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BMW X5

Más grande, dinámico y con siete plazas

El nuevo BMW X5 ha crecido en tamaño y, aunque mantiene una línea muy similar, ahora posee un diseño con más carácter. Ofrece también un interior amplio y cuidado, que puede incluir hasta siete plazas, y sorprende con un comportamiento muy ágil y eficaz que lo sitúa entre los todoterrenos grandes más dinámicos en carretera. Saldrá a la venta en marzo.

La marca alemana BMW responde a los Audi Q7, Mercedes ML, Porsche Cayenne y Range Rover Sport, los todoterrenos de prestigio más codiciados, con un nuevo X5 que supera en todo al actual modelo y condensa en una sola propuesta los mejores argumentos de sus competidores. Tiene el empaque y las siete plazas del Q7, la calidad y sofisticación del ML y el dinamismo y deportividad del Cayenne. Y aunque no reúne los recursos del Range en conducción 4×4, ofrece una agilidad y eficacia en asfalto a la altura del Porsche, la referencia a superar entre estos modelos.

El nuevo X5 llegará a España en marzo, y toda la gama llevará de serie motores más potentes, cambio automático de seis marchas y freno de mano eléctrico, que se acciona con un botón. Pero la tercera fila de asientos es opcional y cara (1.775 euros). La versión 3.0d turbodiésel, ahora con 235 CV, cuesta 1.000 euros más que antes: desde 56.600.

Más imagen y mejor manejabilidad

El 4×4 de BMW mantiene los patrones estéticos del actual con un diseño continuista, pero los retoques refuerzan su carácter y presenta una imagen con más poderío, sobre todo en el frontal. El aumento de tamaño -18,7 centímetros en longitud y 6,1 en anchura- realza su empaque y permite habilitar un interior más amplio que puede incluir hasta siete plazas (2+3+2) y un maletero mayor. Y el salpicadero, totalmente nuevo, presenta un estilo moderno y minimalista. El estirón en las medidas exteriores no ha elevado el peso, que se mantiene en 2,1 toneladas, igual que el X5 actual, gracias al uso de materiales ligeros como el aluminio y la fibra sintética, aplicada en las aletas delanteras. Además se ha mejorado la aerodinámica (CX: 0,33) y la carrocería es un 15% más rígida.

Estos detalles, combinados con un chasis aún más eficaz y una tracción 4×4 que envía el 60% de la potencia a las ruedas traseras, ayudan a ofrecer un comportamiento sobresaliente: da sensación de ligereza, gira en las curvas sin balancear y ofrece una agilidad similar a la de una berlina deportiva. Puede incluir opciones como la dirección activa (1.569 euros) o las suspensiones electrónicas (3.971) que refuerzan aún más la manejabilidad.

Los motores son nuevos: 3.0 (de 272 CV), 4.8 V8 (de 355 CV) y 3.0d (de 235 CV). Y todos ofrecen un rendimiento superior, prestaciones brillantes y un funcionamiento refinado y sedoso.

Bien equipado de serie

El X5 incluye de serie seis airbags, ABS, control de estabilidad, climatizador bizona, llantas de 18 pulgadas, ordenador de viaje, radio-CD con MP3, control de descenso, volante multifunción y neumáticos antipinchazos Runflat, que permiten circular con una o varias ruedas pinchadas de 50 a 250 kilómetros, según la carga del coche. Pero sólo el 4.8i lleva faros de xenón y sensor de aparcamiento, dos detalles que deberían incluir las otras dos versiones (3.0si y 3.0d), teniendo en cuenta su precio.

ESTILO MODERNO Y BUEN MALETERO

EL INTERIOR del nuevo X5 es más grande y puede incluir hasta siete plazas en tres filas (2+3+2). Y tiene también un salpicadero nuevo que presenta el estilo limpio y moderno de los últimos BMW, como el Serie 3.

Destacan detalles como el freno de mano eléctrico, que se reduce a un botón situado junto al cambio automático, y la guantera, que va integrada justo enfrente del copiloto, donde habitualmente va el airbag. Por lo demás, todo el interior potencia la exclusividad, el confort y la capacidad de carga.

Las butacas de la tercera fila son pequeñas y sólo sirven para niños y adultos de hasta 1,70 metros. Pero las de la primera y la segunda fila pueden acomodar personas de 1,90 metros.

En la versión de siete plazas, la segunda fila se puede desplazar en longitud y el maletero tiene 200 litros. Pero si se pliegan en el piso las dos últimas butacas, el maletero llega a 620 litros. En la variante de cinco plazas, la segunda fila no se puede desplazar hacia delante o atrás, pero a cambio el maletero tiene 710 litros, los mismos 620 más otros 90 del hueco adicional que permite encastrar los dos últimos asientos de la versión siete plazas. Además se mantiene un portón con base, que se abre hacia abajo para facilitar la carga de bultos pesados.

Quienes quieran completar el interior cuentan con todo tipo de opciones, pero siempre caras: diferentes tapicerías de cuero (desde 2.548 euros), techo solar de gran tamaño (2.052), DVD para la segunda fila, redes de separación para el maletero, persianas en las ventanillas y hasta TV.

NUEVOS EQUIPAMIENTOS

MUCHAS novedades en el equipamiento del nuevo X5. La principal es el cambio automático, que viene de serie y, aparte de tener seis marchas y resultar muy rápido y suave, incorpora una original palanca de accionamiento eléctrico. El resto de estrenos se ofrece como opción a precios elevados. Es el caso de los últimos dispositivos de confort, como la llave manos libres, que evita sacarla del bolsillo para abrir y arrancar el coche (1.148 euros); la cámara trasera de ayuda al estacionamiento (506), y hasta el head up display (1.618), que permite proyectar en el parabrisas la velocidad y las indicaciones del GPS (foto inferior).

Resalta también la oferta de dispositivos muy selectos como el climatizador con cuatro zonas de regulación independientes (868 euros), y los asientos con masaje, calefacción y ventilación (1.002, 494 y 1.425, respectivamente). El objetivo, según la marca, es que el X5 se pueda equipar tanto como un Serie 7, que es el BMW más exclusivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006

Más información