Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Badalona construirá 100 viviendas públicas en el barrio de Canyet

El Ayuntamiento adquiere parte de la sierra de Marina a cambio de ceder edificabilidad

El Ayuntamiento de Badalona promoverá la construcción de un centenar de viviendas de protección oficial en los barrios de Canyet y Bonavista. Un convenio firmado entre el consistorio y las promotoras Granland y Edificios Omega permitirá a la Administración local hacerse con la titularidad de 200.000 metros cuadrados de la sierra de Marina. A cambio, las promotoras podrán edificar sobre 25.000 metros cuadrados. La asociación de vecinos de Canyet se opone al plan porque, a su juicio, "daña" el parque natural.

Canyet es un barrio singular. Situado en la parte alta de la ciudad, al pie del parque natural de la sierra de Marina, contrasta con otros barrios más "metropolitanos" de Badalona, que sufren una elevada densidad de edificios y habitantes. Algunas fincas de Canyet mantenían incluso una modesta actividad agrícola, venida a menos en los últimos tiempos por la falta de relevo generacional.

Según diversos responsables del Ayuntamiento de Badalona, el terreno que es objeto del plan urbanístico -unos 225.000 metros cuadrados- está sometido a los malos usos y a una cierta degradación. "Hay presión sobre el territorio, como la que ejercen los huertos ilegales y los aparcamientos que se construyen fuera de la ley", explicó el concejal de Urbanismo, el socialista Francesc López Guardiola.

Precisamente con la intención declarada de "salvar" Canyet de la degradación, el Ayuntamiento se ha hecho con la propiedad del terreno. "Ahora, al ser de titularidad pública, nos aseguramos de que todo lo que hay en su interior queda protegido", subrayó López Guardiola. La zona en cuestión incluye un elemento patrimonial de valor: el poblado ibérico del Turó d'en Boscà, que hasta ahora permanecía en manos privadas.

Pero nada es gratis. Y ante la imposibilidad de que las arcas municipales desembolsen la cantidad suficiente para comprar el terreno a sus propietarios, el consistorio ha optado por la figura de la permuta. O sea: recalificar suelo hasta ahora catalogado como libre o zona verde y transformarlo en edificable. Si se suma lo establecido en los dos convenios -el uno firmado con la empresa Granland y el otro con Edificios Omega-, el resultado es que el consistorio autorizará 30.000 metros cuadrados de suelo edificable.

De éstos, un total de 18.000 se destinarán a vivienda libre. Los pisos estarán situados en dos parcelas separadas donde, según López Guardiola, "no hay nada de valor ambiental". El resto -unos 12.000 metros- servirá para construir "preferentemente" viviendas de protección oficial. Según avanzó el concejal de Urbanismo, una parcela situada por encima de la carretera B-20 podría acoger "alrededor de un centenar de viviendas". El plan urbanístico también prevé la apertura de un nuevo vial, de 12 metros de anchura, que discurrirá cerca de las pistas de atletismo de Can Ferrater.

Plan de protección

La asociación de vecinos de Canyet se opone al proyecto. Según su presidente, Miquel Jurado, el proyecto "se carga la montaña" y afectaría directamente al Turó d'en Boscà, tesis que los responsables municipales rechazaron de plano. "No aceptaremos que un solo metro cuadrado de la sierra de Marina esté ocupado por nuevas viviendas y carreteras", insistió Jurado, quien anunció la intención de llevar el caso a los tribunales.

Esta asociación de vecinos y la sociedad cultural L'Oliva, de Canyet, han dirigido una carta a la alcaldesa de Badalona, Maite Arqué, y al Departamento de Cultura para que el barrio sea declarado "zona de interés etnológico". El objetivo es que se conserve la singularidad de la zona y se elabore un plan de usos agrícolas, lúdicos, culturales y de restauración y hostelería. López Guardiola aseguró que el Ayuntamiento estudiará la petición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006