Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona opta a ser la sede de Galileo junto con una decena de ciudades europeas

El proyecto de radionavegación por satélite Galileo está cada vez más maduro. Y la lucha por albergar la sede del nuevo sistema toca a su fin. Los ministros de Transportes de la Unión Europea tratarán de acordar el próximo lunes el nombre de la ciudad en la que se instalará Galileo. Barcelona opta a ese proyecto junto con otras 10 ciudades: Atenas (Grecia), Bruselas (Bélgica), Cardiff (Reino Unido), Liubliana (Eslovenia), La Valetta (Malta), Múnich (Alemania), Noordwijk (Países Bajos), Praga (República Checa), Roma (Italia) y Estrasburgo (Francia). Y cuenta con alguna ventaja: la capital catalana y Atenas son las únicas ciudades que están dispuestas a ofrecer gratis el edificio que albergará la sede, según una tabla comparativa que ha hecho pública la presidencia de la Unión Europea (UE), informa Europa Press.

Pero el calendario definitivo no está claro. El vicepresidente de la Comisión y responsable de Transportes, Jacques Barrot, dijo que el elevado número de candidatos "demuestra el interés de los Estados miembros por Galileo", aunque se mostró escéptico sobre la posibilidad de que se llegue a un acuerdo el lunes y dejó claro que no se trata de una decisión "urgente".

El Gobierno español ha avalado oficialmente la candidatura de la capital catalana, en una carta que remitió a Bruselas la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en nombre del Ejecutivo. Entre otras ventajas, el Gobierno alega la cercanía de Barcelona a Toulouse, sede del consorcio industrial de Galileo.

La red Galileo debe empezar a operar en 2011, tres años más tarde de lo inicialmente previsto, debido a los sucesivos retrasos en su financiación. El sistema de navegación por satélite europeo tratará de ser una alternativa al GPS, impulsado por Estados Unidos, y al ruso Glonass

Nuevas aplicaciones

El Ejecutivo comunitario lanzó ayer una consulta pública para buscar nuevas aplicaciones del sistema Galileo. Barrot destacó que el mercado mundial de productos y servicios de radionavegación por satélite ascendió a 60.000 millones de euros en 2005. En los últimos cinco años ha crecido un 25% y en 2020 el volumen de negocios mundial llegará a 300.000 millones de euros, con tres millones de receptores en servicio y 150.000 nuevos puestos de trabajo creados en la UE.

El primero de los 30 satélites de Galileo se lanzó en diciembre de 2005 y el segundo se enviará al espacio a finales de 2007. Otros cuatro satélites estarán ya en órbita a finales de 2009 y los primeros servicios empezarán a comercializarse en 2011. El sistema estará completamente desplegado a principios de 2012. En un principio estaba previsto firmar el contrato con el consorcio industrial concesionario, formado por ocho empresas, a finales de este año, pero el vicepresidente de la Comisión señaló que incluso aunque haya un "pequeño retraso", por la enorme complejidad del contrato, el proyecto va por "la buena vía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de diciembre de 2006