Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta aprueba un plan para reducir un 40% los accidentes en cuatro años

La construcción de vías de alta capacidad consumirá dos tercios del presupuesto previsto

El Plan de Seguridad Vial de la Xunta se propone reducir un 40% la cifra de víctimas mortales en las carreteras gallegas de aquí al año 2010. Aunque carece de competencias en materia de tráfico, el Gobierno gallego aprobó ayer el documento de coordinación de las actuaciones que en esta materia llevarán a cabo las diferentes consellerías durante los próximos años por un valor global de 2.800 millones, aunque esa cifra incluye actuaciones ya previstas como el Plan de Transporte Metropolitano o los diferentes programas de reparación y conservación de carreteras para los próximos cuatro años.

El plan, una de las iniciativas más queridas para la Xunta en esta legislatura, fue presentado ayer al Consello por la responsable de Política Territorial, María José Caride, y llegará al Parlamento la semana próxima. Su filosofía, según consta en el documento, al que ha tenido acceso EL PAÍS, persigue potenciar la educación y la formación viaria, fomentar conductas más responsables, promover el uso del transporte público, mejorar la seguridad de los vehículos y de las infraestructuras, impulsar la formación viaria laboral, mejorar la atención después de un accidente y apoyar la investigación de las causas de los siniestros.

La referencia del plan es 2004. Aquel año se registraron 5.107 accidentes graves, con 366 fallecidos y 1.656 heridos. Si tiene éxito, en 2010 las cifras no superarán los 2.064 accidentes graves, con 220 muertes y 994 heridos, en línea con la reducción que ya se está experimentando desde el mes de agosto y de acuerdo con las previsiones de seguridad vial de la Unión Europea y del propio Gobierno central.

El plan combina actuaciones muy diferentes, muchas de ellas ya previstas. La lista incluye el Plan Valora de educación vial (120.000 euros), la campaña de promoción del conductor alternativo dirigido a los jóvenes que se desplazan las noches de movida (200.000 euros) y la implantación del Noitebús, para evitar los desplazamientos a centros de diversión situados en las afueras de las ciudades. También el Plan de Transporte Metropolitano (18 millones), el convenio con Renfe de promoción del uso del ferrocarril (12 millones) y los convenios con Fomento para la creación de estaciones intermodales (50 millones) aprovechando la extensión del tren de alta velocidad al territorio gallego.

Pero el grueso de los fondos (1.812,53 millones, el 64,78% del total) corresponde al programa de construcción de vías de alta capacidad. Con este dinero Política Territorial pretende triplicar los kilómetros actuales (237,75) hasta alcanzar la cifra de 702,25. La construcción de otros 51,3 kilómetros de variantes para liberar travesías consumirá 185,3 millones y las mejoras previstas en 530 kilómetros de la red de carreteras con tráfico de escasa o media intensidad recibirán en total 80 millones, siempre durante el período 2006-2010.

Las actuaciones sobre la red viaria que se han incorporado al Plan de Seguridad incluyen también el acondicionamiento de 840 kilómetros de carreteras con intensidad de tráfico superior a los 3.000 vehículos diarios (336,8 millones) y la construcción de sendas peatonales en los márgenes de determinados viales (80 millones).

También está previsto dedicar 68,6 millones a corregir los 86 tramos de concentración de accidentes (tramos negros) y gastar 200 millones en actuaciones de limpieza de márgenes y conservación del firme. El plan prevé también revisar la señalización vial para detectar y corregir solapamientos, así como la presencia de indicadores supérfluos o que puedan disminuir la visibilidad de los que tienen que ver directamente con el tráfico.

Aunque Galicia carece de competencias en materia de tráfico -el traspaso está pendiente de la reforma estatutaria-, la iniciativa de la Xunta trata de mejorar, mediante cursos, la formación de los agentes de la policía local y de la Guardia Civil, así como de los conductores profesionales, funcionarios, jueces y fiscales.

El Plan de Seguridad Vial incluye además iniciativas relacionadas con la atención psicológica de las víctimas y la movilización de los recursos sanitarios necesarios para mejorar la atención que ya reciben los accidentados. La Xunta elaborará también programas específicos de seguridad para áreas concretas, como son el entorno de los recintos escolares, los polígonos industriales las zonas residenciales o los alrededores de los puertos.

La accidentalidad relacionada con la fauna salvaje, la disuasión en el uso de caminos rurales para evitar los controles de alcoholemia o la creación de nuevas estaciones meteorológicas para anticipar las actuaciones de prevención típicas del invierno también serán objeto de acciones específicas.

Los motoristas

Uno de los programas incluidos en el plan afecta directamente a la seguridad de los motoristas, para lo que se va a llevar a cabo una investigación específica acerca de los tramos de mayor concentración de accidentes de este tipo de vehículos. La conselleira de Política Territorial, María José Caride, destacó ayer esta medida por cuanto supone atender las necesidades de algunos de los usuarios más vulnerables de la carretera. "Vamos a adecuar los nuevos tramos a partir de 2007 a través de los programas de conservación" previstos para los próximos seis años, explicó la responsable de Obras Públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de diciembre de 2006