Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Hay deportes contra los que no se puede ir por su potencia"

"He sido amenazado de muerte tres veces", dice Fuentes al diario francés

"En la lista comunicada por la Guardia Civil hay nombres de ciclistas a los que nunca he visto. Y, por el contrario, algunos que me han consultado no figuran. Yo no sé por qué. Evidentemente, he tenido a otros deportistas como clientes: atletas, tenistas, futbolistas, balonmanistas, boxeadores...", responde Eufeniamo Fuentes cuando el enviado especial de Le Monde -un extracto de cuya entrevista se publica a continuación- le pregunta sobre el hecho de que la parte del sumario de la Operación Puerto hecha pública sólo menciona a ciclistas.

Pregunta. ¿Por qué el informe no alude a futbolistas?

Respuesta. Se debe preguntar a quien lo realizó. Creo que hay deportes con menos defensa que otros. Hay deportes contra los que no se puede ir porque disponen de una maquinaria legal muy potente para defenderse. Y esto también podría costarle el puesto a quien ahora gobierna [en España] el deporte.

P. ¿Con qué equipos de fútbol ha colaborado?

R. He trabajado con clubes de Primera y Segunda. Con varios a la vez. A veces, directamente con los mismos futbolistas; a veces, compartiendo mis conocimientos con los médicos de los equipos. Y fui médico de Las Palmas en 2002.

P. ¿Se ha ocupado sólo de clubes españoles?

R. Tuve una oferta de un club italiano, pero la desestimé.

P. ¿De cuál?

R. No puedo contestar. Le dije al juez que, acogiéndome al secreto médico, no entregaré nunca la identidad de mis clientes. Lo que me ha dado credibilidad ante los deportistas ha sido la discreción.

P. ¿Ha trabajado con el Madrid y el Barcelona?

R. No puedo contestar. He sido amenazado de muerte. Se me ha dicho que, si revelaba ciertas cosas, yo o mi familia podríamos tener problemas graves. He sido amenazado tres veces. Y no me van a amenazar una cuarta.

P. ¿Recibió dos ofertas del Barcelona?

R. De la segunda no quiero hablar. La primera fue en 1996.

P. ¿Qué quería de usted?

R. Lo que quieren todos: seguimiento, control y asistencia medica para optimizar el rendimiento, evitar las lesiones y retrasar la llegada del cansancio. Esto supone una planificación de entrenamientos y dietética, la puesta en marcha de normas y costumbres y, claro está, un control médico exhaustivo con estudios y análisis biológicos y tratamientos cuando aparecen ciertas anomalías o patologías.

P. ¿Aboga por un dopaje terapéutico?

R. En cierta manera. Los médicos deberían poder decidir administrar tal o cual tratamiento independientemente de que sea dopante o no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de diciembre de 2006