Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Piterman aviva el fuego

El dueño del Alavés dice que los jugadores que protestan son "cuatro amigos y cuatro extranjeros que no se enteran de nada"

Le faltó tiempo a Dmitry Piterman para dar la réplica a la rueda de prensa que sus jugadores ofrecieron el jueves en apoyo de su compañero Lluis Carreras. El dueño del Deportivo Alavés, fiel a su estilo, no sólo no trató de zanjar el asunto sino que se encargó de echar más leña al fuego "Si se repiten actos de indisciplina, ocurrirá lo mismo" anunció con la misma actitud con la que trató al futbolista catalán, a ex jugadores y a algunos de los actuales.

Piterman compareció ayer tras el entrenamiento del equipo para ofrecer sus explicaciones sobre su enfrentamiento con Carreras. Lo hizo acompañado de Chuchi Cos, la única persona que parece soportar al empresario ucranio y que sigue fiel a su lado desde que éste decidió irrumpir en el mundo del fútbol. Y eso que Cos también ha padecido en alguna ocasión las diatribas de su jefe.

"Si sigue la indisciplina, volverá a pasar", dice en referencia a sus insultos a Carreras

Los insultos que el miércoles Piterman dedicó a Carreras y a su familia fueron muy fuertes: "Que mis hijos se follen a los tuyos", "me cago en tus muertos, catalán de mierda", según relató Carreras. Lo reconoció el propio mandatario, pero lejos de excusarse o arrepentirse, aseguró que lo volvería a hacer: "Hice lo que tenía que hacer y no me arrepiento de nada, a pesar de que fuera un acto feísimo".

"Con cualquiera que me acuse de incompetente, cobarde o mentiroso voy a hacer exactamente lo mismo", siguió el presidente, que justificó todo el incidente como una consecuencia del acto de indisciplina de Carreras, que la semana pasada se enfrentó al dúo Piterman-Cos.

Por ese motivo el club ha abierto un expediente al jugador, al que el presidente acusó de no importarle el Alavés y de "estar aquí comiendo la sopa boba". Piterman siguió justificando su reacción asegurando que episodios similares se producen en el fútbol todos los días y que "algunas cosas creo que son sagradas, cosas de vestuario".

El acto de apoyo al defensa catalán que escenificó la plantilla alavesista en pleno fue ridiculizado por Piterman para quien se trató de "cuatro amigos, una llamada de la AFE, cuatro capitanes, cuatro extranjeros que no se enteran de nada y cuatro chavalitos".

La reacción de los jugadores albiazules ha obtenido, sin embargo, el apoyo de la inmensa mayoría de los aficionados para quienes incluso la respuesta de la plantilla habría llegado tarde y habría sido demasiado tibia habida cuenta de los innumerables incidentes protagonizados por Piterman y de todos sus excesos, que le han enfrentado a todos los sectores que rodean al alavesismo.

En el afán de justificar su actuación, Piterman incluso acudió al incidente entre Luis Aragonés y Eto'o cuando, estando ambos en el Mallorca, le llamó "negro". Chuchi, siguiendo el argumento de su jefe, apeló incluso a "un entrenador vasco" que insultaba a sus jugadores "y luego se decía de él que imponía la disciplina dentro de su equipo". El Alavés, que juega hoy contra el Las Palmas, se encuentra en el puesto 13º de Segunda División, a dos puntos del descenso y a ocho del ascenso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de diciembre de 2006