Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un periodista se declara culpable

Un periodista británico se ha responsabilizado de un plan para interceptar las comunicaciones privadas del príncipe de Gales y sus dos hijos, Guillermo y Enrique. Clive Goodman, reportero del dominical News of the World, se declaró culpable de escuchar los mensajes de voz grabados en los teléfonos móviles de los tres miembros destacados de la familia real británica y de sus respectivos ayudantes. Actuaba con un cómplice, Glenn Mulcaire, quien también aceptó su responsabilidad en los cinco cargos de los que ambos están acusados. "Mi cliente desea disculparse públicamente ante los afectados de sus acciones. Acepta que fueron una grave invasión de la privacidad", dijo el abogado de Goodman en la vista judicial. El director del dominical sensacionalista se responsabilizó igualmente de la serie de delitos de su reportero, que salieron a la luz el pasado verano a raíz de la publicación de información personal y confidencial del príncipe Guillermo. Las escuchas fueron más allá de la casa real. El diputado Simon Hughes, el futbolista Sol Campbell y la modelo Elle MacPherson también cayeron en la red de intercepciones que Mulcaire efectuó en beneficio de Goodman.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 2006