Montilla afronta hoy el debate de investidura con el compromiso de aportar estabilidad

El líder socialista defenderá la legitimidad de su Gobierno frente a los ataques de CiU

Tras veinte días de discretas negociaciones entre los tres partidos de la izquierda, el socialista José Montilla romperá hoy su silencio para presentar las líneas maestras de su programa de Gobierno. Lo hará a partir de las once de la mañana y desde el atril del Parlament en la apertura del debate que culminará, mañana, con su elección como presidente de la Generalitat. Montilla se presentará como garante de la estabilidad, defenderá la legitimidad de su Gobierno y se centrará en la idea de que el bienestar social debe convertirse en la principal seña de identidad de Cataluña.

Hombre de pocas palabras, Montilla no pretende superar la hora y veintisiete minutos que Pasqual Maragall empleó hace tres años para presentar sus credenciales como futuro presidente de la Generalitat. Con el apoyo garantizado de 70 de los 135 diputados del Parlament, los que forman parte de la mayoría de izquierdas, Montilla piensa centrarse en dos aspectos: en primer lugar, presentar su programa de gobierno; después, defender la legitimidad del Gobierno tripartito frente a una Convergència i Unió que no cesa en su cuestionamiento de la "autoridad moral" de Montilla para presidir la Generalitat.

En la mañana de hoy, antes de comenzar la sesión de investidura, Montilla tiene previsto reunirse con sus socios de Gobierno, el republicano Josep Lluís Carod Rovira y el ecosocialista Joan Saura, para explicarles los detalles de su intervención que, por otra parte, ya estuvieron consensuando en su reunión del pasado martes. Y es que, en contra de lo inicialmente previsto, los tres dirigentes del tripartito decidieron que fuera Montilla y sólo Montilla quien explicara los ejes del programa de gobierno. Carod y Saura se han reservado algunos aspectos programáticos más concretos que desarrollarán en sus intervenciones de mañana. Así, esperan visualizar que sólo hay un presidente y que, en lo que al Gobierno se refiere, éste representa a todos.

Montilla redundará en esta idea pero, sobre todo, se presentará como garante de la estabilidad gubernamental, del "sosiego" que esta misma semana reclamaba el presidente José Luis Rodríguez Zapatero a los partidos catalanes. También piensa incidir en la que fue su principal idea en campaña electoral y que comparten tanto sus socios de Esquerra Republicana como los de Iniciativa per Catalunya: el bienestar social y no tanto la historia o los símbolos deben ser el signo de identidad de Cataluña.

Conocedores de las intenciones de Montilla, los dirigentes de Convergència i Unió ya criticaron ayer la actitud del tripartito ante el debate de investidura. El portavoz parlamentario de CiU, Felip Puig, denunció ayer que lo que él denomina "tripartito 2" no tiene "ni modelo de país ni de sociedad" debido a las diferencias programáticas de los tres partidos. Puig avanzó que Mas, en su intervención prevista para mañana reivindicará para CiU el papel de "primera fuerza política" de Cataluña y que realzará su perfil de alternativa de Gobierno. Con todo, garantizó que la suya será una oposición "constructiva y propositiva".

En cambio, el líder del Partido Popular de Cataluña, Josep Piqué, azotará a las fuerzas del tripartito a base de responsabilizarlas de la alta abstención registrada en las últimas elecciones. Fuentes del PP explicaron ayer que Piqué intentará hacer mella en las filas del tripartito recordando episodios como los hundimientos del barrio del Carmel de Barcelona y otras crisis que afectaron al anterior Ejecutivo catalán. Una posición similar adoptará Ciutadans-Partit de la Ciutadania que, sin embargo, mantiene la puerta abierta a abstenerse en la votación de Montilla como presidente.

Los socios del PSC, Esquerra Republicana e Iniciativa-Esquerra Unida, apoyarán a Montilla apelando a la necesidad de poner en marcha un programa social potente. En el caso de ERC, además, Josep Lluís Carod buscará la "conciliación" con CiU según avanzó ayer el portavoz parlamentario Joan Ridao. Joan Saura, de Iniciativa, reivindicará, también, el trabajo del anterior Ejecutivo.

De lo que no se hablará será de quién formará parte del nuevo Gobierno, por ahora, el secreto mejor guardado de Montilla. Los nombres de los consejeros no se revelarán, en principio, hasta que Montilla haya tomado posesión del cargo. Eso sucederá el martes de la próxima semana. Sin embargo, en las últimas semanas han ido trascendiendo los nombres más probables del próximo gabinete. El último en sumarse a la lista es el de Joan Manuel Tresserras como consejero de Cultura a propuesta de Esquerra Republicana. También ayer quedó prácticamente acordado que el nuevo Gobierno prescinda del consejero portavoz y que sea el secretario de comunicación quien se ocupe de informar de los acuerdos del Consell Executiu junto a los consejeros implicados en las decisiones de cada semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 22 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50