Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo israelí ordena registrar como casadas a parejas gays

El Poder Judicial español vota un informe favorable a las bodas de homosexuales

La presión de los sectores religiosos, muy poderosos en Israel, logró descafeinar hace unos días la celebración del orgullo gay en Jerusalén. Pero los homosexuales israelíes recibieron ayer una buena noticia. El Tribunal Supremo ordenó al Ministerio del Interior que registre como casadas a cinco parejas homosexuales que contrajeron matrimonio en Toronto (Canadá).

La decisión fue apoyada por seis jueces contra uno. Itay Pinkas, un activista gay que se casó en Toronto, estaba exultante: "Es un día histórico para la comunidad [homosexual] y la democracia. Ésta es la verdadera marcha del orgullo gay". En Israel sólo existe el matrimonio religioso. Quien quiere casarse por lo civil debe viajar al extranjero, como hacen miles de israelíes cada año. Los homosexuales apelaron al Supremo para que reconociera sus matrimonios formalizados fuera del país, como ocurre con las parejas heterosexuales. Y que Interior les inscribiera en el registro civil como parejas casadas.

El ministro de Asuntos Religiosos, el ultraortodoxo Isaac Cohen, reaccionó con indignación. Acusó al Supremo de haber caído en "el adulterio" porque "el matrimonio sólo está permitido bajo la fe de Moisés". Otro diputado ultrarreligioso fue más allá. "Mientras Irán y Hamás nos intentan destruir desde fuera, el Supremo se encarga de hacerlo desde dentro", clamó Abraham Ravitz.

La Asociación de Derechos Civiles de Israel argumentó ante el Supremo que la negativa a inscribir a las parejas gays, basada en "percepciones sociales homófobas", vulneraba su derecho a la igualdad y a una vida familiar. El tribunal rechazó los argumentos del abogado del Estado, que sostuvo que "Israel carece de un marco legal apropiado para estos matrimonios". Estas parejas homosexuales podrán ahora cobrar las pensiones de sus cónyuges o adoptar legalmente a los hijos del otro.

Objeción de conciencia

Por otro lado, el Consejo General del Poder Judicial español decidirá hoy si los jueces de los registros civiles pueden objetar y no casar a homosexuales, informa Manuel Altozano. El informe, elaborado por el progresista Luis Aguiar, afirma que aceptar la objeción "perjudica los derechos de unos ciudadanos que tienen legalmente reconocida la facultad de contraer matrimonio". Luis Aguiar propondrá hoy que se rechace el recurso del juez del Registro Civil de Sagunto (Valencia) en el que pedía que se le excusara de celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo invocando la objeción de conciencia por motivos religiosos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de noviembre de 2006