Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos analizan la situación política de España como factor de "preocupación moral"

El cardenal Cañizares propuso incluir en la pastoral el debate sobre la unidad nacional

España, una preocupación moral. Esta es la idea que anima desde hoy hasta el viernes las reflexiones del episcopado, que se reúne en asamblea en Madrid. El debate no es nuevo, pero los prelados buscan conocer a fondo sus "repercusiones pastorales". Además, harán pública, si se ponen de acuerdo esta misma semana, una "Instrucción Pastoral sobre la situación religiosa, cultural, social y política en España", según reza un comunicado de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

"En el borrador se analiza la misión de la Iglesia en nuestra situación cultural de hoy, las repercusiones pastorales que de ahí se derivan y el discernimiento moral de las grandes cuestiones que suscitan particular preocupación en este tiempo", añade la nota. La redacción de la pastoral se acordó en una asamblea episcopal extraordinaria, los días 21 y 22 de junio. El primer borrador es obra de una ponencia presidida por el arzobispo de Navarra, Fernando Sebastián; el obispo de Almería, Adolfo González; uno de los prelados auxiliares de Madrid, Eugenio Romero Pose, y el portavoz de la CEE, Juan Antonio Martínez Camino.

Pese a las pretensiones del primado de España y cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, de que el documento abordase abiertamente la unidad de España -"una cuestión moral", según este prelado-, el borrador de documento no recoge esa idea por la oposición del sector más moderado del episcopado y la negativa de los responsables de las diócesis donde el nacionalismo está más implantado. La reunión episcopal se abre esta mañana con el discurso de su presidente y obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, y una salutación del nuncio (embajador) del Papa, el arzobispo portugués Manuel Monteiro.

La oración de Rouco

La idea de la pastoral sobre la "situación" de España es, sobre todo, de los cardenales de Madrid y Toledo, Antonio María Rouco y Antonio Cañizares. No se descarta, por tanto, que los debates alcancen también a la unidad de España y el diálogo para acabar con el terrorismo de ETA, dos temas que preocupan sobremanera a estos dos prelados. La tesis oficial del episcopado -con el grupo terrorista no hay diálogo posible- ha sido matizada por los obispos de las tres diócesis vascas, incluido el presidente Blázquez, que recibieron el anuncio de la tregua "con alivio", y "con esperanza" el posible diálogo.

El cardenal Cañizares ya fracasó en mayo pasado en su idea de que la Conferencia Episcopal se pronunciara sobre la unidad de España, que él considera "un bien moral". Pero poco después, el 1 de julio, el Arzobispado de Madrid, que preside Rouco, pidió por escrito a sus sacerdotes que en todas las parroquias se orase "por España para que las instituciones democráticas y todo el pueblo fomenten la unidad y la concordia y el pleno reconocimiento de los derechos fundamentales de todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de noviembre de 2006