Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nintendo apuesta por la sencillez

La compañía decide simplificar sus consolas para captar al público no habituado a jugar

Nintendo ha renunciado a competir con Microsoft y Sony por el mercado de los jugadores de videoconsolas. Lo que quiere es crear un nuevo mercado. La veterana compañía japonesa intenta convecer a los mayores de 35 años y a las mujeres de que prueben sus productos. Primero fue la consola DS, con juegos dirigidos a adultos y niñas. El siguiente paso es la Wii, cuyo mando funciona como una extensión del brazo. Donde sus competidoras buscan complejidad, Nintendo apuesta por la simplicidad . En palabras de Luciano Pereña, director general en España: "No competimos contra otras plataformas; competimos contra la indiferencia del no jugador".

El mando de la consola Wii funciona como una extensión natural del brazo, así que puede usarse como raqueta, katana o palo de golf

Dice la leyenda que la decisión se tomó en una reunión en Kioto, en mayo de 2004. La directiva de Nintendo estaba sentada alrededor de una mesa cuando Atsushi Asada, miembro honorífico de la compañía, se quejó de que, a sus 60 años, ninguna compañía de videojuegos fabricara productos para él y sus amigos. Así es cómo el presidente de Nintendo, Satoru Iwata, comenzó a plantearse cómo abrir el mercado de los videojuegos al público que tradicionalmente no juega, es decir, a mujeres y mayores de 35 años.

Hay una segunda explicación. Nintendo intentó competir en el durísimo negocio de las consolas contra la popular Playstation 2 (que ha vendido casi 85 millones de máquinas hasta junio, según datos de Morgan Stanley) y la Xbox de Microsoft (unas 22,6). Y perdió. Su Game Cube vendió unas 20,6 millones de máquinas.

Nintendo reconoce que la táctica de Sony fue acertada. A finales de los noventa, desarrolló un producto tecnológicamente muy potente, destinado a que los adolescentes disfrutaran con juegos cada vez más realistas y complejos, y sus padres vieran el DVD. Pero la centenaria compañía -es la más veterana de todo el mercado- cree que ese modelo está agotado. Según explica Luciano Pereña, director de Nintendo España, la complejidad de la tecnología provoca que haya que invertir cada vez más en su desarrollo y menos en los contenidos, así que sólo se lanzan apuestas seguras, como grandes sagas (tipo Tomb Rider o GTA San Andreas) y versiones de películas. "Además, cada vez es más difícil jugar, implica mucho conocimiento y experiencia, lo que provoca que haya una seria barrera entre los jugadores y los no jugadores", explica. La conclusión, continúa el directivo, es que, aunque el de los videojuegos es ya el primer mercado del ocio (con 30.000 millones en ventas, más que las taquillas de cine o la música) "no es un fenómeno social".

Así que Nintendo convirtió su idea de ampliar el mercado de los videojuegos a los no usuarios en una "obsesión", dice Pereña. El primer producto fue la consola portátil Nintendo DS, lanzada en marzo de 2005, y los juegos de la llamada Touch Generations. Uno de ellos es Braintraining, basado en ejercicios mentales creados por un médico japonés para mantener el cerebro en forma. En Japón, sólo este año, se han vendido más de 3,2 millones de copias y, según Nintendo, el 60% de los compradores son mayores de 30 años, y la mitad, mujeres. En España ya ha vendido 190.000 copias. También han sido superventas Nintendogs y Animal Crossing, que están entre los juegos más vendidos del año en España. En total, Nintendo ha vendido 950.000 juegos de la Touch Generations, y más de un millón de consolas en España. Según datos de AC Nielsen, la DS tiene un 58% de cuota de mercado, frente a la PSP de Sony.

La próxima apuesta de Nintendo es Wii, que ha sido lanzada esta semana en Estados Unidos y llegará a España el 9 de diciembre. Wii competirá con la Xbox 360 de Microsoft y la nueva Playstation 3, aunque Nintendo insiste: "No competimos por una cuota de mercado en un mercado definido, sino por extenderlo", dice Pereña. Y ciertamente, Wii es diferente. Tiene un precio de 249 euros, muy inferior al de sus competidoras, entre otras cosas porque también es inferior técnicamente. Pero Nintendo ha querido hacer de esta inferioridad una ventaja. Sus gráficos no son espectacularmente realistas sino que respetan la estética nintendo. Y la experiencia de juego es muy diferente. El mando de Wii funciona como una extensión natural del brazo, así que puede usarse como una raqueta, un palo de golf o una catana.

El pasado miércoles, en vísperas de la venta en EE UU, Nintendo marcaba su récord histórico en la Bolsa de Tokio (su valor ha crecido el 58% este año) y sus beneficios aumentaron un 46% el pasado semestre. Nintendo prevé facturar este año 200 millones de euros en España, un 60% más que en 2005 y, sólo con el negocio de DS, ingresará más que en el año 2001, que fue su récord de ventas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2006