Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal pide 20 años para los autores del atentado de Madina

El ministerio público elogió la serenidad del diputado socialista durante su declaración

La fiscal de la Audiencia Nacional Blanca Rodríguez pidió ayer sendas penas de 20 años de cárcel "por asesinato terrorista en grado de tentativa" para los miembros de ETA Asier Arzalluz e Iker Olabarrieta, como autores del atentado contra el socialista Eduardo Madina, y una indemnización de tres millones de euros. Para otros dos acusados de colaboración, pidió seis años de cárcel, y como alternativa, por encubrimiento, un año y seis meses. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Arropados por medio centenar de familiares y amigos y haciendo caso omiso de lo que ocurría en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presenciaron los etarras Asier Arzalluz e Iker Olabarrieta la última sesión del juicio contra ellos como presuntos autores del atentado contra el diputado del PSOE Eduardo Madina, el 19 de febrero de 2002, en Sestao (Vizcaya). Entre risas, recibieron también la petición de 20 años de cárcel para cada uno "por asesinato terrorista en grado de tentativa" que hizo la fiscal. Mientras, la defensa pidió la libre absolución.

La fiscal inició sus conclusiones destacando "la valentía y serenidad" de la declaración de Madina el día previo, y su carácter "comprometido con la sociedad". A continuación, empezó a desgranar las penas para los imputados. El ministerio público aumentó la cantidad que solicitaba como indemnización para el entonces presidente de las Juventudes Socialistas, de dos a tres millones de euros. Para la fiscal, la interrupción de su carrera deportiva como jugador de voleibol en Primera División (el atentado le causó la amputación de una pierna), que Madina tenía como "meta preponderante", es decisiva a la hora de fijar la cuantía de la indemnización.

La fiscal mantuvo, además, la petición de seis años de cárcel por colaboración con banda terrorista para cada uno de los otros dos encausados, Gaizka Olabarrieta (primo de Iker) y Gorka Aztiria. Aunque ofreció la alternativa de imputarles el delito de encubrimiento, con una condena de un año y seis meses. Rodríguez quiso resaltar que les unían "lazos familiares" con los otros dos imputados y que no se había detectado reincidencia. Ambos reconocieron en sus testimonios haber ayudado a Iker y Asier a huir a Francia, pero negaron haber colaborado con ETA. La defensa solicitó la absolución o seis meses por el delito de encubrimiento.

Durante el juicio se escuchó el testimonio de los peritos, que leyeron la traducción de un texto intervenido a ETA en el que se hacía autocrítica del atentado de Madina, firmado por el comando de legales Urbasa, al que pertenecía Iker Olabarria, "autor material" del atentado, según la fiscalía, y dependiente del comando de ilegales Olaia, al que pertenecía Asier Arzalluz, al que se considera autor intelectual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 2006