El PP rechaza el plan del golf que González Pons ofreció negociar

Los populares también se oponen a la moratoria que proponía EU-L'Entesa

El Grupo Popular de las Cortes Valencianas rechazó ayer la enmienda de Esquerra Unida-L'Entesa al proyecto de ley del golf que pedía la redacción previa de un plan estratégico y que incluía una moratoria para la construcción de nuevos campos. En el debate de la enmienda a la totalidad del proyecto, el 18 de octubre en el pleno, el consejero de Territorio, Esteban González Pons, ofreció a la oposición negociar esa enmienda.

Arnal: "Lo que hizo el consejero fue un farol que no ha podido mantener"

La oposición ha rechazado desde el principio el proyecto de ley de campos de golf -que inició el anterior consejero de Territorio, Rafael Blasco- por considerarlo una tapadera para permitir nuevos desarrollos urbanísticos, y ha criticado que se base en presupuestos falsos, como el que en la exposición de motivos dice que el golf es "uno de los deportes más practicados".

Lo explicó ayer el diputado verde de EU-L'Entesa, Carles Arnal: esta ley será "la guinda" que "culmine el pastel urbanístico" que el PP ha elaborado en los últimos años. Arnal precisó que su grupo no se opone frontalmente a la construcción de campos de golf, pero sí a su proliferación desmesurada y en suelo no urbanizable o incluso en áreas protegidas. "Unos cuantos campos de golf bien escogidos, bien; pero decenas de ellos, no", dijo el diputado, que defendió la necesidad de redactar un plan estratégico para conocer la demanda de este tipo de instalaciones, su distribución y su racionalización. "Este plan tiene que ir unido a una moratoria", consideró Arnal, y no aplicarla antes de aprobar la ley "es como construir una casa antes de hacer los planos". Además, criticó que la ley no afectará a la mayoría de proyectos de campos de golf ya en marcha, y lamentó que el PP no aceptara finalmente su enmienda, que González Pons ofreció negociar. "Lo que hizo el consejero fue un farol, que no ha podido mantener, una operación de pura cosmética", dijo Arnal.

El popular Mariano Castejón descartó que la ley deba incorporar una moratoria, porque "no se pueden paralizar" los proyectos que ya están en marcha ni "interceptar" su tramitación, y subrayó que eso no significa que no se vaya impulsar una planificación supramunicipal, aunque el Consell la hará "al margen" de esta ley.

El PP también rechazó una enmienda del PSPV que reclamaba la elaboración de un plan de acción territorial sectorial de campos de golf, con un informe de sostenibilidad ambiental, para determinar la ordenación y ocupación del territorio. El diputado socialista Adolf Sanmartín denunció que la ley es una "oportunidad perdida para ordenar un sector que ha demostrado que es la excusa para la recalificación de terrenos y la especulación inmobiliaria". Sobre el plan de acción territorial, dijo que lo más sencillo sería elaborar un plan supramunicipal y que "se conformaría" con que incluyera las "directrices de ocupación y ordenación del territorio" para campos de golf.

El consejero, desoído

El diputado verde de EU-L'Entesa, Carles Arnal, defendió ayer en comisión la enmienda que proponía una nueva disposición transitoria al proyecto de ley del golf, que el consejero de Territorio leyó en el pleno. La enmienda proponía que no se apruebe ningún proyecto urbanístico que incluya un campo de golf mientras la Generalitat no elabore un plan estratégico del golf que establezca la demanda social de este deporte y las necesidades de nuevas instalaciones. El plan debería establecer el número de campos necesarios para satisfacer esa demanda y los criterios de distribución territorial para evitar la saturación de zonas, interferencias y desequilibrios en la oferta.

"Esta enmienda está en la misma línea que lleva guiando el planteamiento de la Consejería de Territorio y Vivienda, que consiste en superar los planeamientos municipales por los planeamientos regionales, ir al planeamiento urbanístico supramunicipal", dijo entonces González Pons, que añadió: "Consideraría que esta enmienda puede ayudar al proyecto, no creo que lo mejore, pero si puede añadir voluntades no estaría de más que se pudiera negociar". Eso sí, el consejero aclaró que a su entender la enmienda no supondría "en ningún caso una moratoria de campos de golf, porque decir que se establece una moratoria de campos de golf sería muy dañino para nuestros intereses turísticos". Ayer el PP no le hizo caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de noviembre de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50