Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Tratamiento arrogante

España es muy respetada en muchos países. Miles de personas compran propiedades y disfrutan de la hospitalidad de los españoles. Mi esposa y yo hemos comprado un apartamento en España, donde esperamos vivir un tiempo cada año. Necesitamos trabajar a través de Internet. En junio pedimos una línea a Telefónica. Desde entonces han cancelado nuestra petición dos veces; han prometido enviar operarios múltiples veces y tres veces hemos tenido que pagar a personas que esperasen a los operarios, según horario convenido, pero Telefónica no se presentó ni dio excusas o explicaciones.

Hemos estado peleando durante cuatro meses para obtener la línea y nos hemos tropezado con el peor servicio que jamás hayamos experimentado. No sé si este trato sucede sólo con extranjeros, pero debe ser típico de Telefónica. Espero que muchos consumidores más envíen sus quejas a su periódico, para forzar a Telefónica a ofrecer un servicio de compañía moderna. ¡Finalmente después de innumerables llamadas hemos conseguido el teléfono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 2006