Brusca reivindica ante Gobierno y Consell precios justos y elecciones en el campo

La ministra de Agricultura pide "optimismo" al sector en el cierre del congreso de la Unió

El secretario general de la Unió de Llauradors i Ramaders, Joan Brusca, mantuvo ayer el discurso reivindicativo que ha marcado el congreso del 30 aniversario de la organización agraria. Tras su reelección al frente de la Unió, Brusca insistió en que los precios de los productos agrarios son "tan bajos que en muchos casos no llegan ni a compensar los costes de producción", y pidió a la ministra de Agricultura, Elena Espinosa, que le ponga "el cascabel al gato" para garantizar una rentabilidad justa. Brusca exigió de nuevo elecciones en el campo y las medidas legislativas y fiscales para la agricultura que promete el Estatut.

Cotino evitó polémicas y defendió su trabajo por una "renta digna" en el campo

Más información

"Sin precio no hay futuro", sentenció Brusca al denunciar que "en el sector agrario todo el mundo gana dinero a costa de lo que deja de ingresar el productor". "Necesitamos, ya, un seguro de ingresos para los agricultores y ganaderos profesionales como instrumento de garantía de rentas", subrayó el dirigente agraria ante la ministra, que clausuró el XI congreso de la organización. Elena Espinosa respondió que el ministerio "no puede interferir directamente" en el proceso de formación de precios, y "trabaja para integrar al sector productor, el eslabón más débil, en la cadena de valor", a través del Observatorio de Precios, con medidas de impulso "a la transparencia de los mercados" y el "diálogo entre los agentes de la cadena agroalimentaria".

Brusca invocó los principios básicos que inspiran el trabajo de la Unió de Llauradors, unidad, independencia y democracia, para enlazar con otra reivindicación permanente, las elecciones en el campo. "Después de 30 años de democracia, las organizaciones profesionales agrarias del País Valenciano aún no diponemos de un marco estable y regulado de concertación en materia de política agraria, un foro de participación directa del sector en la discusión, elaboración y aplicación de la normativa que nos afecta", afirmó Brusca, que extendió el reproche a los dos partidos mayoritarios que han gobernado la Generalitat. Tras criticar duramente al Consell el sábado en la apertura del congreso por lanzar planes sin articular una política agraria real, Brusca recurrió ayer al nuevo Estatut d'Autonomia para recordarle al PP la agenda pendiente. El artículo 18 dice que la Generalitat "adoptará las medidas políticas, fiscales, jurídicas y legislativas que garanticen los derechos del sector, su desarrollo y protección, así como el de los agricultores y ganaderos", incidió Brusca, quien reiteró la importancia de un pacto social que garantice el futuro desde la sostenibilidad.

El consejero de Agricultura, Juan Cotino, evitó entrar al trapo de las críticas de la Unió a su gestión o de invitados como el secretario general del Bloc, Enric Morera, que arrancó el aplauso del público al preguntar: "¿Por qué, conseller, no tiene precio la cosecha y no hay elecciones en el campo?". Cotino se limitó a defender que trabaja por precios que den "una renta digna" a los agricultores y ofreció su apoyo "en lo que haga falta". El vicepresidente del Consell, Víctor Campos, también aparcó las reivindicaciones de la Unió en favor de un resumen de inversiones y del Plan Millorar para el campo, y la exigencia obligada al Gobierno sobre el trasvase del Ebro.

El cierre del congreso, en el que participaron más de 200 delegados de todas las comarcas -es la única organización agraria de implantación autonómica-, fue pródigo en homenajes a los que han marcado los 30 años de historia de la Unió. Los invitados destacaron la preocupación por la crisis que atraviesa el campo, como fue el caso de los representantes de la COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, a la que está adherida la Unió). El diputado socialista Antoni Lozano, entre los homenajeados por su etapa en la Unió, defendió la política como vía para "hacer oír la voz del campo", mientras que la coordinadora de EU-L'Entesa, Glòria Marcos, exigió un "compromiso real" con la agricultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 12 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50