La Unió exige que las políticas agrarias consideren el territorio

La organización pide un pacto social que reconozca al agricultor

La Unió de Llauradors i Ramaders reclamó ayer políticas agrarias "en función de las personas y del territorio y no sólo en función del mercado". En la segunda jornada de su XI congreso, la organización agraria aprobó la ponencia política que propone un "contrato con la sociedad" que garantice el futuro del sector y garantice el desarrollo sostenible. El cónclave será clausurado hoy en Valencia por la ministra Elena Espinosa.

Más información

La sesión de ayer estuvo dedicada a discutir y aprobar las ponencias, política y organizativa, de la Unió de Llauradors-COAG. La organización agraria dio luz verde a un documento en el que se defiende la necesidad de un pacto que aproveche el potencial de las nuevas tecnologías y que reduzca las diferencias entre territorios. "Un pacto que posibilite un desarrollo sostenible con las generaciones futuras para la conservación de los recursos disponibles", señala el documento.

La Unió reclama también la elaboración de un nuevo marco jurídico que defina la "función social" del agricultor y fije "los compromisos de producción de alimentos en la cantidad y calidad suficientes, respetando el entorno".

Este compromiso debería llevar de manera explícita el reconocimiento que los profesionales del sector agrario desempeñan en el ámbito productivo, cultural, medio ambiental, paisajístico y de ordenación y vertebración del territorio.

En las conclusiones de la ponencia política de la Unió se señala también la necesidad de superar el actual sistema de ayudas proporcionales al volumen de producción o a la dimensión de la explotación. Para los integrantes de esta organización agraria, "los recursos públicos han de reorientarse progresivamente hacia los agricultores y ganaderos".

La Unió propone que los agricultores suscriban un contrato con la sociedad a través de la Administración que garantice que su ocupación es el eje prioritario de su actividad laboral y que fije las condiciones de producción necesarias para preservar el esapcio agrario, el paisaje o la prestación de servicios a la colectividad.

En la ponencia política, la organización agraria pide la creación de un fondo que financie estos contratos sociales y que prime la predisposición de los agricultores, ganaderos y silvicultores, teniendo en cuenta las características de la zona y de las explotaciones.

Para la Unió de Llauradors-COAG se tendrían que elaborar unas directrices básicas sobre los contratos teniendo en cuenta las características del territorio, mediante planes comarcales y zonas de desarrollo sostenible agro-forestal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de noviembre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50