Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Astrónomos españoles descubren grandes estrellas que crean rubidio

Prácticamente todos los elementos químicos, excepto el hidrógeno y poco más, se forman en el interior de las estrellas, en las reacciones internas que las hacen lucir. Los procesos se conocen bien desde hace décadas, con modelos teóricos y observaciones, pero en ese conocimiento quedan todavía incógnitas, como la creación de rubidio-87 en los astros, algo predicho por los teóricos pero que no se había logrado demostrar con mediciones. Un equipo internacional de astrónomos, liderado por el español Domingo Aníbal García Hernández, ha descubierto ahora ese rubidio al medir con detalle la luz de 60 de grandes estrellas viejas, entre tres y ocho veces más masivas que el Sol.

El hallazgo, señalan los expertos, mejora el conocimiento que se tiene de cómo funcionan las estrellas y puede ayudar a explicar algunas rarezas de los meteoritos. Los resultados del trabajo, realizado con telescopios de La Palma y del observatorio europeo de La Silla (Chile), se publican hoy en la revista Science. La correcta elección de los astros en cuya luz se ha buscado la señal del rubidio ha sido clave en la investigación. Otros grupos antes habían observado estrellas demasiado ligeras, dicen los astrónomos.

Las estrellas que han resultado ser fábricas de rubidio-87 están cerca de agotarse, de convertirse primero en nebulosas planetarias y luego en enanas blancas. En esa fase de evolución estelar, los astros pierden gran parte de su materia, dispersándola en el espacio a su alrededor. El hallazgo de García Hernández y sus colegas aporta nueva información para comprender mejor las fases finales de estos astros de masa intermedia. Pero además, ayuda a explicar las anomalías químicas de algunos meteoritos primitivos, anomalías que tal vez se deben a que hubo estrellas que enriquecieron con rubidio la nebulosa en la que nació el Sistema Solar, hace 4.500 millones de años

Cuatro españoles (dos del Centro de Astronomía Espacial de la Agencia Europea del Espacio y dos del CSIC), integran el equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 2006