Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capital en manos financieras

El grueso del capital de la eléctrica Scottish Power está en manos financieras. No hay un accionista o socio industrial de referencia, sino una multitud de inversores institucionales con participaciones situadas entre el 1% el 4% del capital. Ningún accionista controla más del 5% y la participación en manos del consejo (0,02%) es prácticamente testimonial.

Ese reparto del accionariado ha sido tradicionalmente un reclamo para que otras grandes compañías del sector pusieran sus ojos en la firma británica y explica que ayer se barajasen numerosos nombres en cuanto la compañía reconoció oficialmente la existencia de una aproximación.

La última que hizo un acercamiento serio fue precisamente la alemana E.ON en septiembre de 2005, justo en las mismas fechas en que Gas Natural presentaba su oferta hostil sobre Endesa. Scottish Power rechazó la oferta porque consideraba el precio demasiado bajo. En diversos medios se ha especulado con que la compañía alemana tendría en cartera la compra de la firma escocesa como plan alternativo si fracasaba su oferta sobre la eléctrica española.

Las comunicaciones registradas en la Bolsa de Londres señalan a Legal & General como primer accionista con un 4% del capital. Tras él se sitúan Barclays, con un 3,9%, y Prudential, con un 3,8%. Otros cinco socios de carácter financiero controlan paquetes situados entre el 2% y el 3% del capital, según el registro de participaciones llevado por la agencia Bloomberg a partir de fuentes oficiales. Se trata de State Street, Lloyds TSB, Capital Group, Standard Life y AXA Investment Managers.

Más del 1% controlan Amvescap, UBS Global Assets, Aviva, la gestora de fondos de Morgan Stanley y McKinley.

En total, un grupo de 16 inversores institucionales tienen en su poder cerca del 40% del capital de la compañía. Esa distribución del capital en manos de grandes gestoras de fondos de inversión y de pensiones y gigantes de la inversión institucional internacional es similar a la que tenía la también británica O2 antes de su adquisición por Telefónica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de noviembre de 2006