Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Aún quedan obras de mi padre por localizar"

"Aún hay obras de mi padre por localizar", explicaba ayer Pierrette Gargallo, hija del escultor y la principal conocedora y coleccionista de su obra. También es la autora del catálogo razonado de la escultura de Gargallo y, afirma, en el mismo aparecen tanto las obras que se conocen como las que falta por localizar. "Mi padre tenía la costumbre de fotografíar todas sus obras, incluso les hacía retratos en diferentes estadios, lo que alguna vez me confundió, y en el catálogo incluyo las obras perdidas. Me gustaría recuperarlas, seguro que hay mucha gente que tiene obras y no sabe que son de él".

A sus 83 años, Pierrette Gargallo, también escultora como uno de sus hijos, vela de forma incansable para que se exhiba en condiciones el trabajo de su padre. Recientemente, explica, autorizó al Museo de Arte Reina Sofía la fundición en bronce de 15 esculturas -fuera de mercado, ya que de cada bronce se funden siete ejemplares más tres pruebas de artista- que formarán parte, junto a las nueve con las que ya cuenta el museo madrileño, de una sala dedicada íntegramente al escultor. También fue ella la que donó al Museo Pablo Gargallo de Zaragoza la colección a cambio del edificio que el municipio le cedió para instalar el centro. Pierrette relata que ha seguido la estela de su madre, Magali, de comprar obra en lugar de venderla, y eso pese a las necesidades de algún momento. Después ha impulsado exposiciones, catálogos y ha asegurado la presencia del artista en museos internacionales para que Gargallo tuviera el prestigio que se merece en el arte del siglo XX.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de octubre de 2006