Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Revuelta en Oaxaca

La APPO bloquea la capital del Estado a pesar del fin de la huelga de maestros

Un día después de que la mayoría de maestros de Oaxaca decidiera poner fin a la huelga de más de cinco meses, la capital del Estado vivió ayer una situación de caos y embotellamientos, debido al bloqueo de calles y carreteras decretado desde primera hora de la mañana por la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). La carretera entre la ciudad y la capital mexicana estará cortada hasta hoy.

Flavio Sosa, dirigente de la APPO, declaró que el corte de carreteras, fortalecimiento de barricadas y boicoteo a los establecimientos comerciales transnacionales pretenden acentuar la presión para lograr la salida del gobernador, Ulises Ruiz. Sosa aseguró que su organización respetará los acuerdos de los maestros del jueves por la noche. Treinta mil profesores votaron a favor de volver a clase a partir del lunes en las 14.000 escuelas de enseñanza primaria, mientras que otros 20.000 rechazaron poner fin a la huelga mientras el gobernador siga en el cargo. La asamblea estatal del sindicato de maestros condicionó el acuerdo de reanudar las clases a que la Secretaría (Ministerio) de Gobernación garantice la seguridad física, laboral y administrativa, así como el pago de los salarios congelados, libertad de los detenidos, suspensión de las órdenes de detención y la creación de un fideicomiso para ayudar a los familiares de las personas que han muerto a lo largo del conflicto. La comisión negociadora de los maestros y de la APPO tiene previsto reunirse hoy con el secretario de Gobernación, Carlos Abascal, en la Ciudad de México.

La tensión aumentó en la ciudad de Oaxaca al declararse la APPO en "alerta máxima" en respuesta al secuestro de uno de sus miembros en una barricada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006