Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los escándalos urbanísticos

Soler lanza a los aficionados a la trinchera contra el PSPV

De poco o nada sirvió el gesto socialista de abstenerse en la votación relacionada con el solar de la avenida de las Cortes Valencianas en el que el Valencia CF construirá su nuevo estadio. El rechazo a la recalificación de Mestalla provocó un enorme enfado en la entidad. El club que preside Juan Soler emitió un comunicado, en un tono que bordea la amenaza, para enviar un "mensaje claro" a la afición, para que "a partir de este momento entienda claramente quién está al lado" del Valencia CF "y quién está impidiendo y poniendo trabas" a la entidad "en su ambicioso proyecto de ofrecer al valencianismo y a la sociedad valenciana las ventajas y beneficios de un club que desea consolidarse en la élite del fútbol mundial".

El club lanzó a los aficionados a la trinchera contra los socialistas y expresó "su más absoluta decepción" por el rechazo de estos a la exposición pública de la recalificación de Mestalla, la base de la operación con la que la entidad privada generará beneficios con los que pagar el futuro campo y liquidar deuda. La sociedad deportiva presumió de haber demostrado "una actitud dialogante" y haber estado "al margen de cualquier debate político". El comunicado acusa a los socialistas de "escasa voluntad política", de "insensibilidad" hacia la "institución" y de una "total falta de sintonía respecto a las ilusiones que miles y miles de valencianos y valencianistas albergan sobre el proyecto más ambicioso de la historia del club".

En la comida celebrada el jueves, Soler explicó algunos detalles del proyecto que desconocían los socialistas, como es el hecho de que una parte del suelo que el PP vendió como parte de la permuta no está en la operación, o que el Ayuntamiento recibirá su parte de edificabilidad, calculada por el club en 8.500 metros cuadrados -el Consistorio aún no tiene una cifra-, en la torre número 9 del proyecto, según desveló ayer en el pleno el portavoz socialista, Rafael Rubio. Tras los detalles y aclaraciones de supuestas dudas, el Valencia CF transmitió al PSPV que la pelota estaba "en su tejado" y que debía subirse "al carro" del proyecto, que el club de Soler defenderá les guste o no, como ayer reiteró en el comunicado.

"Lamento mucho ese comunicado del Valencia CF, creo que las cosas se solucionan con diálogo y no con posiciones de 'todo o nada' y 'si no estás conmigo estás contra mí'", afirmó Rubio, que espera que "las aguas vuelvan a su cauce" para intentar un consenso "entre todas las partes". El portavoz municipal también criticó la presión del PP contra los socialistas por criticar la operación urbanística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 2006