Costas habilitará una zona de atraque en el castillo de Sancti Petri

El monumento del siglo XVI permanecía desde hace años en pésimo estado

El castillo de Sancti Petri, superviviente de la historia de Cádiz, recuperará su esplendor en dos años. Es el plazo que maneja la Dirección General de Costas para rehabilitar esta edificación histórica situada en un islote por el que pugnan todavía los ayuntamientos de Chiclana y San Fernando. Para mejorar los muros de la fortaleza y construir una zona de atraque para pequeñas embarcaciones se invertirán más de cuatro millones de euros.

Las paredes que todavía sustentan el castillo están datadas en el siglo XVI, aunque la leyenda remonta el origen de la fortificación mucho más atrás, alrededor del siglo XII antes de Cristo. Según los geógrafos, allí se ubicó el templo de Melkart, dedicado a Hércules, uno de los santuarios más importantes del mundo antiguo.

Los historiadores añaden que Anibal pisó la isla para ofrecer al dios sus votos antes de emprender la conquista de Italia. También la visitó Julio César, quien tuvo un sueño en el que predijo el dominio del mundo. Por allí pasaron varios pueblos y culturas. El castillo sirvió de protección y también fue destino de asaltos. Fue derribado y vuelto a levantar, lo atacaron los piratas, sus piedras levantaron otras edificaciones, y los franceses lo bombardearon por dos veces en el siglo XIX.

Aunque haya resistido a la Historia, el castillo padece desde hace años los achaques de la edad. Costas reconoce su "avanzado estado de deterioro" que, incluso, pone en riesgo la estabilidad de sus elementos. Las administraciones responsabilizan de este mal estado a la falta de conservación durante los últimos cien años y a su ubicación en un entorno marino agresivo, que favorece la acción erosiva del oleaje marino. Sus muros exteriores se han ido socavando hasta quedar en peligro de un derrumbe repentino.

Embarcadero

Para evitarlo, el Ministerio de Medio Ambiente inició en 2004 el estudio para proceder a su rehabilitación. El director general de Costas, José Fernández, anunció ayer en Cádiz que las obras se iniciarán el año que viene y que podrían finalizar antes de que acabe 2008.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El primer paso será construir en el islote un embarcadero, donde puedan atracar barcazas. En un futuro, servirá para facilitar las visitas pero, de momento, ayudará a ejecutar los trabajos de recuperación porque esas barcazas permitirán iluminar el islote, que carece de suministro eléctrico, llevar agua o almacenar el material y los escombros, que, por norma, no se pueden dejar en este espacio protegido.

Para redactar el proyecto de mejora, según explicó Fernández, se ha seguido un lema. "Analizar lo máximo para intervenir lo mínimo". Los expertos han recopilado documentación sobre el monumento, han realizado un estudio topográfico del terreno con cartografía digitalizada del islote, se ha encargado un análisis de la dinámica del litoral para evaluar el efecto del oleaje y se ha profundizado en los materiales que se utilizaron para levantar el castillo.

En los 17 meses que durará la obra, se saneará y limpiará toda la isla, se consolidarán los principales elementos estructurales del castillo, se repondrán las cubiertas de madera y, lo más costoso, se protegerá la edificación del oleaje que ha descalzado sus muros.

Costas ha incluido el castillo de Sancti Petri en su programa de inversiones en la bahía de Cádiz hasta 2012, que contempla la mejora de otras infraestructuras históricas del litoral. Será, por tanto, el primero de una lista de proyectos pendientes para conservar el pasado para garantizar su futuro. Una vez acabada la obra, se espera un plan para explotar turísticamente el entorno de la fortificación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS