Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vivienda precisa la normativa sobre los apartamentos tutelados para mayores

El viceconsejero de Vivienda, Javier Dean, puntualizó ayer que los dueños de apartamentos tutelados deberán venderlos a las sociedades gestoras que se encargan de estos servicios cuando decidan dejarlos, es decir, que nunca podrán ponerlos a la venta en el mercado libre. Dean salió así al paso de las especulaciones generadas tras la aprobación la pasada semana por parte del Consejo de Gobierno del decreto que regula estos apartamentos para mayores. El viceconsejero dejó claro que la finalidad de la norma es impedir la transmisión en propiedad de los apartamentos y que sólo pueden ser reasignados bajo la fórmula del alquiler.

Cuando se aprobó la norma quedó la duda de qué iba a pasar con los apartamentos que estaban proyectados con anterioridad y los que fueron vendidos en propiedad hace algunos años. Dean explicó que a los pisos que están en proyecto, como es el caso de los 1.400 previstos en Álava, no se les pueden aplicar algunos requisitos de carácter arquitectónico, como las dimensiones o el número de metros cuadrados útiles de zona común por usuario, pero sí están obligados a respetar la prohibición de la venta en propiedad. Este punto también resulta aplicable a los que fueron vendidos en su momento y cuyos dueños deberán venderlos a su vez cuando los abandonen a las entidades gestoras que se encargan de su promoción para su posterior transmisión en alquiler.

Convenio

Junto a la prohibición de la transmisión a un tercero, los apartamentos ya en marcha y los futuros también deben cumplir otros requisitos; el usuario debe tener al menos 60 años, el complejo de pisos ha de contar con un trabajador social como mínimo durante ocho horas al día para atender las necesidades de los residentes y debe existir un servicio de teleasistencia, entre otros.

Dean hizo estas declaraciones tras la firma de un convenio de colaboración con los colegios de administradores de fincas de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya. Este convenio se basa en el intercambio de ayuda entre el Departamento de Vivienda y los administradores de fincas para asesorar mejor a los propietarios, poner en marcha las nuevas comunidades de vecinos y mediar en los conflictos que se puedan suscitar. "Se trata de dignificar la vivienda protegida y dotarla de mayor calidad incluso que la libre", señaló el viceconsejero.

La relevancia de los administradores de fincas es que son personas que conocen de primera mano toda la problemática en torno a la vivienda y, por lo tanto, se pueden anticipar a los problemas. El presidente del colegio alavés, Andrés Sánchez, recalcó que por medio del convenio suscrito con el Departamento de VIvienda, los administradores de fincas pretenden ofrecer su profesionalidad al conjunto de la sociedad vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de octubre de 2006