Entrevista:Rafael Simancas

"Bono era una opción, pero tenemos más y mejores"

Rafael Simancas, secretario general del PSM-PSOE y candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, querría que el episodio de la semana pasada no hubiera ocurrido. José Bono sugirió que, a petición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, estaba dispuesto a presentarse como candidato a la alcaldía de Madrid. No habían pasado 24 horas cuando el ex ministro negó que fuera a aceptar ser candidato. Este comportamiento produjo desánimo en la organización y descrédito ante la opinión pública. Ahora Simancas se esfuerza por subir la moral a los suyos y asegurar que, en breve, se sabrá quién es el "candidato o candidata". A su juicio, "Bono era una opción", pero su partido "las tiene mejores".

"María Teresa Fernández de la Vega tiene mi máxima consideración y goza de gran respaldo ciudadano"
"Vamos a hacer el proceso de elección del candidato o candidata con rigor, discreción y eficacia"
"Algunos compañeros sienten irritación con la decisión de Bono por las expectativas que generó"
"Todo el mundo sabe quién estaba detrás de Tamayo, el PP. Pero la justicia pondrá las cosas en su sitio"

Más información

Pregunta. Todo el partido salió en tromba el pasado miércoles proclamando que Bono era el mejor candidato para la alcaldía de Madrid. Quien vaya a ser ¿no se considerará de segundo plato?

Respuesta. Bono era sin duda una buena opción, pero siempre ha sido sólo una opción. Hemos tenido y tenemos más y mejores. El PSOE tiene banquillo, capacidad y ganas para solventar con éxito las elecciones municipales de Madrid, en mayo de 2007. Tenemos proyecto y programa y vamos a hacer una apuesta de candidatura solvente. Lo vamos a hacer bien, con rigor, discreción y eficacia, porque a veces la falta de discreción y la eficacia están reñidas.

P.

La propuesta fallida de Bono indica, no obstante, la tendencia del candidato al que aspiran: persona con capacidad de obtener votos más allá de la izquierda, un perfil interclasista.

R. El proyecto del PSOE para Madrid está muy definido. Es una ciudad muy dinámica, con gran capacidad de crecimiento, pero hostil para los ciudadanos. Necesita un cambio hacia políticas de progreso que ponga el énfasis en servicios públicos bien gestionados, coordinación de obras... El proyecto está definido y hace falta un candidato que lo acompañe, con conocimiento de la realidad de la ciudad, capacidad de gestión y solvencia. Y se solucionará pronto y bien.

P. Insistimos sobre el perfil ideológico del candidato. ¿Cree que la composición social de Madrid permite que una candidatura de izquierda pueda alzarse con la mayoría, sea quien sea el candidato?

R. Sin duda. Los ciudadanos de Madrid se sitúan mayoritariamente, de una escala del cero al diez, en el cinco. Según todos los estudios, el PSOE se sitúa mucho más cerca de la media que el PP. Lo que ha ocurrido en las últimas elecciones es que los niveles de participación en los barrios de voto tradicional de la derecha ha sido muy superior a los barrios donde el voto es tradicional de la izquierda. En los distritos tradicionales de la derecha la participación ha sido superior al 70% y en los de la izquierda por debajo del 60%.

P.

Eso será por culpa de su partido. Por los candidatos o por el proyecto.

R. Evidentemente, parte de la responsabilidad hemos de asumirla. Pero en estos momentos, el PSOE tiene gran credibilidad entre los ciudadanos y muy especialmente entre los de centro y de izquierda. Yo creo que la participación se va a equiparar en unos distritos y otros. Y, por tanto, el PSOE va a obtener la mayoría que precisa para gobernar.

P. La mayoría de las encuestas arrojan la victoria para el PP.

R. En 18 años, el PSOE se encuentra en las mejores condiciones para ganar la alcaldía de Madrid. Por demérito de Alberto Ruiz-Gallardón, por sus obras y sus subidas de impuestos, y por mérito nuestro. Hemos hecho un trabajo muy intenso y creo que contamos con un apoyo muy amplio de los ciudadanos.

P. ¿Cómo explica lo que ha ocurrido en torno a la candidatura de Bono, su actitud y la de su partido?

R. El partido tiene que respetar la decisión de Bono de estar en el plano que quiera, además, por razones familiares. Pero es cierto que ha provocado irritación en algunos compañeros porque las palabras de Bono crearon una expectativa que no se confirmó.

P. ¿El origen del problema estuvo en que el presidente del Gobierno nombró a Trinidad Jiménez para un puesto gubernamental sin tener todavía al sustituto?

R. Cuando hay que elegir entre consideraciones de carácter orgánico y necesidades del Gobierno siempre optaré por las necesidades de Gobierno. Así lo hizo el presidente y estoy de acuerdo. Si él pensó que necesitaba ya a Trinidad Jiménez para la Secretaría de Estado para Latinoamérica, tiene todo mi respaldo. Ya sabemos que este tiempo sin candidato va a generar presión añadida, pero en 2002, desde que se nombró a Jiménez y sorpresivamente a Ruiz-Gallardón pasaron seis meses. Ahora, éste acaba de ser confirmado como candidato a la alcaldía, y nosotros no vamos a tardar seis meses.

P. El presidente del Gobierno dibujó el 12 de octubre el perfil del candidato y parece que descartó a los miembros de su Gobierno porque ninguno de ellos tendría las ganas suficientes.

R. No creo que dijera exactamente eso. Por lo que sé, también aludió a que el futuro candidato socialista estaba ejerciendo tareas institucionales en estos momentos. En todo caso, las direcciones nacional y regional vamos a trabajar para la mejor solución sin retransmisiones en directo de cada reunión y de cada gestión.

P. Es conocido que a usted quien realmente le gusta como candidata es María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta del Gobierno.

R. Ella tiene mi máxima consideración personal y política y goza del máximo respaldo de los ciudadanos de Madrid, pero... el proceso lo vamos a hacer entre la dirección regional y nacional, con discreción.

P. ¿Tiene fundamento la tesis de que usted podría presentarse como candidato a la alcaldía de Madrid y que la vicepresidenta del Gobierno se enfrentaría con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre?

R. A mí me han elegido mis compañeros en Madrid y de la dirección federal para que sea el candidato de la Comunidad, para lo que me llevo preparando mucho tiempo. Y habrá una nueva ratificación en un comité federal el 18 de noviembre. La especie del cambio la lanza el PP, que se permite, a través de Aguirre, ironizar con la supuesta falta de democracia interna de mi partido. Es un sarcasmo porque 12 personas de un comité han elegido a Ruiz-Gallardón. Si le hubieran tenido que votar las bases no habría llegado ni al 5%.

P. Tres años después ¿qué sabe del caso Tamayo y Sáez?

R. Todo Madrid sabe quién estaba detrás de estos elementos: el PP. Pero la justicia pondrá a cada uno en su sitio y a mí me corresponde el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50