El futuro de Cataluña

La campaña arranca encrespada

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, pide "juego limpio" a todos los partidos - TV-3 investiga quién filtró las imágenes del DVD de CiU

Con los ánimos encrespados por el duro DVD de Convergència i Unió contra el tripartito catalán, del que ayer se repartieron un millón de copias, Cataluña se sumergió oficialmente anoche en campaña electoral con una apelación al "juego limpio" por parte del presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y el del Parlament, Ernest Benach. Ambos llamaron a la calma después de denunciar TV-3 que la polémica grabación convergente contiene imágenes pirateadas y de que los socialistas hayan enviado de forma masiva mensajes de texto en los que piden a sus militantes que tiren el DVD a la basura.

Pero la tempestad, lejos de disiparse, arreció ayer a raíz de que el candidato de CiU, Artur Mas, asegurara por la mañana que había "tortas" en los quioscos para hacerse con el DVD, que la mayor parte de los periódicos, entre ellos EL PAÍS, distribuyeron como encarte publicitario.

Más información

El candidato socialista, José Montilla, no dudó en afirmar que el DVD está basado "en la manipulación y la mentira", elementos de los que, aseguró, los convergentes se "contagiaron" del PP en sus ocho años de pactos. "Es el estilo del PP y de la FAES", remachó el socialista antes de advertir que éste es el mismo estilo que CiU imprimirá en el Gobierno catalán en caso de ganar las elecciones. Recordó también que en la elaboración del DVD Convergència i Unió ha utilizado "sin pagar" imágenes de la televisión pública catalana. "¿Os imagináis qué podrían hacer los convergentes con TV-3 si llegaran al poder?".

Precisamente, hoy se reunirá con carácter de urgencia el Consejo de Administración de la Corporación Catalana de Radio y Televisión para averiguar, entre otras cuestiones, cómo se hicieron los convergentes con unas imágenes que TV-3 no cedió y que aparecen en el DVD sin el logotipo de la cadena sobreimpreso. Eso hace pensar a los socialistas que fue alguien de la propia cadena quien facilitó las imágenes a CiU, a espaldas de sus superiores.

Con todos los partidos acusando a los convergentes de practicar el juego sucio, Artur Mas salió ayer en defensa de su campaña reiterando que en el DVD "no hay nada que no sea verdad". A su juicio, lo que sí es juego sucio es la "campaña" orquestada tras conocerse que la policía investigaba a Antoni Fernández Teixidó, miembro de su candidatura y ex consejero de la Generalitat, por haber asesorado en sus negocios a un presunto jefe de la mafia rusa detenido en Barcelona.

Quien intentó zanjar la polémica fue el republicano Josep Lluís Carod Rovira, consciente de que bipolarizar la campaña entre el PSC y CiU no hace más que perjudicar a los intereses de Esquerra Republicana. Por eso Carod dijo que el asunto del DVD es más propio "de estilos políticos de otras latitudes". Contraponiéndose a este estilo, aseguró que basará la campaña en explicar su programa electoral.

También el Partido Popular, al que algunas encuestas relegan por vez primera al quinto puesto del arco parlamentario catalán, intentó sacar la cabeza haciendo entrar en campaña a su líder, Mariano Rajoy. En L'Hospitalet, en medio de un gran despliegue policial para evitar incidentes como los ocurridos la semana pasada en Martorell, Rajoy pidió a los catalanes que sean protagonistas de una rebelión. "Tenéis que rebelaros contra el silencio y el victimismo, y salir a buscar la Cataluña real", dijo.

Lo cierto es que en el arranque de la campaña apenas afloraron otros temas aparte de lo referente al DVD. Ni rastro de los elementos que más preocupan a los catalanes según todas las encuestas: inmigración, vivienda y precariedad laboral. El debate social quedó relegado en parte también porque el inicio de campaña coincidió con una jornada de alto valor simbólico: el 66º aniversario del fusilamiento del presidente de la Generalitat Lluís Companys por las autoridades franquistas.

Todos los partidos, excepto el PP, acudieron a la ofrenda floral en el Fossar de la Pedrera, en el castillo de Montjuïc, donde yacen los restos de Companys. El consejero de Relaciones Institucionales del Gobierno catalán y candidato de Iniciativa per Catalunya, Joan Saura, aprovechó para cargar contra el Gobierno central. Saura juzgó "inconcebible e inadmisible que, dos años después de que el Gobierno central se comprometiera a anular el juicio sumarísimo de Lluís Companys, aún no se haya hecho".

Saura se refirió así al compromiso que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, asumió hace dos años junto a la misma fosa, en la que durante el franquismo fueron arrojados decenas de asesinados. El líder de Iniciativa estuvo acompañado en esta reivindicación por los dirigentes de Esquerra Republicana y de Convergència i Unió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 15 de octubre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50