Pasa a la reserva el jefe de la división de operaciones en la etapa del Yak-42

El vicealmirante José Antonio Martínez Sáinz-Rozas ha pasado a la reserva por edad después de que el Gobierno descartara la posibilidad de ascenderlo a almirante. Sáinz-Rozas era jefe del Cuartel General Marítimo de Alta Disponibilidad español, a bordo del buque Castilla, que durante este semestre dirige el componente naval de la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN. Desde este puesto, tuvo un papel destacado en las maniobras celebradas en junio pasado por la OTAN en el archipiélago de Cabo Verde.

Antes del verano, Sáinz-Rozas fue propuesto para el cargo de representante militar ante la OTAN, que por turno corresponde a un marino. Sin embargo, su candidatura tropezó con el hecho de que fuera jefe de la división de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa cuando se contrató el Yak-42, en el que murieron 62 militares, en 2003.

Más información

La investigación encargada por el anterior ministro de Defensa, José Bono, concluyó que la división de Operaciones no había cumplido con su cometido, por lo que estuvo a punto de destituir a Sáinz-Rozas, aunque al final no lo hizo, tras recabar la versión del afectado.

Con casi dos meses de retraso, el Gobierno decidió el pasado día 22 no nombrarlo representante militar ante la OTAN, un destino que suponía su ascenso. En su lugar, designó al vicealmirante José María Treviño, hasta ahora jefe del Estado Mayor Conjunto de la OTAN en Lisboa. Entre otros destinos, Treviño fue jefe del Gabinete Técnico del ministro Federico Trillo-Figueroa y dirigió la participación de la Armada en la limpieza del chapapote provocado por el naufragio del Prestige.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de octubre de 2006.

Lo más visto en...

Top 50