Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Márquez culpa a la gira americana

El mexicano admite que la plantilla del Barça está acusando los excesos de la pretemporada

El Barcelona lidera la clasificación en la Liga pero no deslumbra como se supone que debería hacerlo el equipo de Frank Rijkaard. Los azulgrana han logrado el mejor inicio de temporada desde que el holandés ocupa el banquillo del Camp Nou pero sus jugadores no han conseguido escapar a algunas críticas puntuales por su rendimiento, Ronaldinho el primero. El brasileño, sin embargo, ha relativizado su mal estado de forma: "Iré a más, lo importante es que el equipo vaya sumado puntos, la temporada es larga y llegará mi momento", ha dicho el gaucho; al tiempo, el brasileño se ve defendido por sus compañeros. Y por Rijkaard: "No está en su mejor momento, pero aún así sigue siendo el líder", dijo el entrenador, que culpó al diseño de la pretemporada de las razones de lo que calificó "un bajón físico del jugador. Tuvo que jugar partidos nada más empezar los entrenamientos, por culpa de contratos comerciales y es normal que lo acuse", le justificó Rijkaard.

Rafael Márquez ahondó en esa idea al enjuiciar el estado físico de todo el grupo, no sólo de Ronaldinho: "La pretemporada no fue la correcta y lo estamos acusando", aseguró el defensa, uno de los pocos jugadores que se está entrenando estos días en el Camp Nou tras la marcha de los internacionales. Ayer, precisamente, volvió al trabajo Ezquerro, tras recibir el alta médica.

El mexicano fue claro cuando señaló que el equipo está pagando las consecuencias de la gira por América que la plantilla realizó durante la pretemporada. "La gira nos obligó a jugar muchos partidos, a hacer muchos kilómetros, descansar poco y acumular pocos días de trabajo. Lógicamente, lo teníamos que acusar".

La gira, que se celebró entre el primero y el 13 de agosto, empezó en Monterrey y terminó en Nueva York. El Barça jugó en ese periodo cuatro partidos amistosos -en Monterrey, Los Ángeles, Houston y Nueva York- y recorrió 26.000 kilómetros. Durante la segunda semana por Norteamérica, el propio Eto'o alzó la voz: "Me cuesta dormir con tanto cambio de horario".

Oleguer le siguió: "No creo que sea la mejor manera de entrenarnos". Y Giuly añadió: "Esto no es lo mejor para las piernas de un futbolista". Los preparadores físicos asumieron, además, el reto de trabajar por grupos, ya que los jugadores se fueron incorporando por hornadas: unos, el 15 de julio; otros, a final de mes y los últimos, entre ellos Thuram, Zambrotta, Ronaldinho y el propio Márquez, en agosto, con la gira comenzada. Por contrato, Márquez y Ronaldinho se vieron obligados a participar desde el primer amistoso. Un compromiso del departamento de márketing que Txiki Begiristain, director deportivo del club, admitió como propio públicamente.

Los preparadores físicos del club han sometido a los futbolistas a controles cuyos resultados les permiten estar mínimamente tranquilos. "Encajan dentro de los parámetros normales. Nos gustaría estar mejor, pero sabíamos que era difícil dado el poco trabajo acumulado en pretemporada", asegura Seirul.lo, que siempre señaló el mes de octubre como el más temido por el cuerpo técnico.

Márquez, en cualquier caso, reconoce que mal del todo no está: "Sencillamente, el año pasado estaba físicamente mucho mejor". Este año, el mexicano ha jugado completos los cinco partidos de Liga pero, en cambio, aún no ha debutado en la Liga de Campeones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de octubre de 2006