Blair traslada a Zapatero su convicción de que el proceso de paz "merece la pena"

El primer ministro británico ve "importantes señales" en los tres años de ETA sin matar

El primer ministro británico, Tony Blair, apoyó ayer el fin dialogado de la violencia de ETA promovido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y recomendó "determinación muy paciente" para que el proceso culmine con éxito. "Siempre merece la pena intentarlo. A veces es muy difícil, pero lo correcto es hacerlo", dijo Blair, que ve "importantes señales" positivas en que ETA lleve más de tres años sin matar y haya declarado un alto el fuego permanente. Zapatero dijo, a su vez, que "el proceso continúa", aunque "tendrá altibajos".

Más información

El primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero dedicaron una buena parte del encuentro mantenido ayer en el Palacio de la Quinta, de Madrid, a analizar el proceso de paz de Euskadi a la luz de la experiencia irlandesa. Zapatero agradeció la "experiencia muy útil" y el apoyo de Blair a lo que calificó un "proceso difícil y complejo".

Este ha sido el primer y, presumiblemente el último viaje, que el primer ministro laborista ha realizado a España en el mandato de Rodríguez Zapatero. Ambos dirigentes mostraron una notable complicidad, que destacó especialmente en su experiencia compartida sobre el proceso de paz en Irlanda del Norte y su aplicación en el recién iniciado proceso vasco.

Blair destacó, del proceso de paz de Euskadi, como "señales importantes" la ausencia de muertos durante tres años y el alto el fuego de seis meses. Restó importancia a las situaciones de bloqueo, como la sufrida por el proceso vasco durante el verano, porque "forman parte natural de conflictos que duran mucho tiempo".

Concedió mucha importancia a la "determinación paciente" de los dirigentes políticos para resolver el conflicto. "Si la voluntad de resolverlo se mantiene y se aplica una determinación paciente, entendiendo que a veces se avanza deprisa y otras no tanto, e incluso parece que el proceso se apaga, muchas cosas acabarán cuajando".

También recomendó a los protagonistas del proceso de paz aplicar la "creatividad y la imaginación" para buscar una salida. Sobre su experiencia en Irlanda del Norte destacó como claves del éxito del proceso que "los dirigentes políticos estaban dispuestos a arriesgarse, de que había una sensación de cansancio entre los ciudadanos y existía el sentimiento de que este tipo de conflicto era ajeno al siglo XXI".

Zapatero hizo suyas estas recomendaciones de Blair como también otra más cuando el primer ministro británico recordó que el proceso irlandés también tuvo sectores escépticos. "Había gente que nos estaba diciendo que no iba a funcionar, que todo se venía abajo y que éramos unos ingenuos. Pero si uno cree en lo que hace, sigue adelante. Por todo ello, pese a las dificultades y a los altibajos, siempre merece la pena intentarlo", dijo Blair, dirigiéndose a Zapatero, aunque evitó referirse directamente al PP.

Zapatero admitió que había pedido consejo a Blair sobre la marcha del proceso vasco de paz y que, también, había recibido mucha información, en la conversación de ayer y en otras precedentes, del proceso de paz irlandés.

Pero el presidente español fue menos explícito que el británico. Agradeció el apoyo de Blair y garantizó que "el proceso de paz continúa", pese a la situación de bloqueo por la que ha atravesado. Igual que Blair, admitió que el proceso "será largo y tendrá altibajos" e insistió, como él, que "hay datos positivos" como la ausencia de víctimas mortales durante más de tres años y el alto el fuego permanente de ETA que dura seis meses. "Desde la perspectiva de lo que fue el proceso irlandés, sin duda son datos positivos y el proceso continúa porque el objetivo es muy importante para Euskadi y el conjunto de España y, como ha dicho Tony Blair, merece la pena".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 03 de octubre de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50