Batalla en el sector de la energía

ACS alaba la gestión de Galán en Iberdrola y abona la idea de la fusión con Fenosa

La constructora entra en la eléctrica tras adquirir el 6,31% de las acciones por 2.105 millones

ACS ha entrado en el accionariado de Iberdrola tras adquirir un 6,31% de las acciones de la eléctrica por 2.105 millones de euros. El grupo constructor, principal accionista de Unión Fenosa (35%), precisó en un comunicado a la CNMV que no ha tomado "decisión alguna" para promover la fusión entre las dos eléctricas en las que participa. Sin embargo, en el comunicado, ACS alaba la gestión del presidente de Iberdrola y la califica como "de calidad", lo que refuerza la idea de una futura unión empresarial para la que el piloto estaría ya elegido. Iberdrola valoró "positivamente" la entrada de ACS.

Más información

La constructora que preside Florentino Pérez, cuya idea inicial era hacerse con un paquete del 10% de Iberdrola, comunicó ayer a la autoridad bursátil que, de momento, controla un 6,31% de la segunda eléctrica del país y que no tiene intención de solicitar puesto en el consejo, algo que, por otra parte, impide la legislación vigente.

Según la información enviada a la CNMV, ACS "no tiene compromiso alguno para adquirir más acciones en las mismas condiciones de precio [37 euros] y decidirá libremente su actuación en el mercado a la vista de las circunstancias". Fuentes al tanto de la operación daban por seguro, no obstante, que ACS intentará alcanzar el 10% anunciado el martes con compras adicionales aunque tenga que pagar un precio superior. Iberdrola se disparó ayer un 14,5% hasta 38,16 euros. ACS acumula ya plusvalías latentes de 57 millones un día después de su inversión.

Pese a que en la información enviada ayer a la CNMV, ACS destaca que no ha tomado "decisión alguna" para promover la fusión de su participada Unión Fenosa e Iberdrola, el mercado y los analistas siguen pensando que la maniobra del grupo constructor tiene precisamente como fin crear el primer grupo eléctrico del país.

Carácter estable

Una frase contenida en el comunicado de ayer abona la idea. Así, el nuevo accionista de Iberdrola asegura que la inversión de los 2.105 millones realizada hasta el momento en Iberdrola "es de carácter estable" y "se realiza en una empresa líder en el sector energético, con una gestión liderada por su presidente [Ignacio Sánchez Galán], de calidad reconocida". Todo un guiño que ayer se interpretaba como la certificación de que, si la operación cuaja, ya tiene director: Sánchez Galán.

Iberdrola, en un escueto comunicado de apenas tres líneas, enviado también en la mañana de ayer a la CNMV, corroboró que está encantada con la entrada del nuevo socio. Iberdrola, explicó que "valora positivamente la operación al incorporarse un accionista con vocación de permanencia". La razón de que Iberdrola esté satisfecha con la compra es simple: el 6,31% de ACS se suma desde ya al 7,5% de BBK, y al 5,5% de BBVA, que junto con otros paquetes en poder de inversores institucionales y otros accionistas forman un notable muro ante posibles asaltos.

Con los primeros pasos ya recorridos, fuentes de Iberdrola y Unión Fenosa coincidían ayer en señalar que, ahora, toca esperar movimientos desde la Administración.

Se trata de ver hasta donde ha calado el mensaje esparcido hasta la saciedad por Sánchez Galán acerca de la necesidad de que se modifique la legislación para facilitar el nacimiento de grupos energéticos nacionales capaces de frenar las apetencias de gigantes como E.ON, que han crecido favorecidos por legislaciones muy distintas a la española. En España, según ha explicado Sánchez Galán siempre que ha tenido ocasión "uno más uno no suman dos", en referencia a las condiciones y desinversiones que se impusieron a los proyectos de integración en el sector energético y que al final, determinaron su fracaso.

Para Iberdrola, como ahora para ACS-Unión Fenosa, la referencia para las autoridades a la hora de examinar y autorizar una determinada operación desde el punto de vista de la competencia, tiene que ser el campo de juego europeo, no el nacional.

Sánchez Galán podrá plantear en breve esta idea al nuevo ministro de Industria, Joan Clos y al nuevo secretario de la Energía, Ignasi Nieto. Según fuentes del Ministerio de Industria, los responsables del departamento se reunirán próximamente con las eléctricas y con la asociación patronal Unesa para estudiar las últimas operaciones. Serán, según Europa Press, encuentros individuales con las compañías donde, además, se abordarán temas pendientes en la regulación del sector. Uno de los más importantes es acabar con la provisionalidad del decreto 3/2006 que fija un precio de 42,35 euros por megavatio/hora (MWh) para la energía que compran y venden simultáneamente las empresas distribuidoras y generadoras en el mercado mayorista de electricidad.

La medida trataba de limitar el denominado déficit tarifario (diferencia entre lo que ingresan las empresas vía tarifa y los gastos de producción reconocidos), pero incomodó extraordinariamente al sector. A tal punto que Iberdrola decidió no casar operaciones en el mercado mayorista. Industria tendrá también que actualizar la retribución de la distribución de la energía y revisar el decreto sobre las primas a la generación de energías renovables.

Por otra parte, el consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) tiene previsto examinar hoy los recursos interpuestos contra la resolución que autorizó, con 19 condiciones, la OPA de E.ON sobre Endesa. La reunión es la primera tras el varapalo propinado por Bruselas al Gobierno por aumentar las competencias del regulado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50