Disney Channel estrena un premiado telefilme musical para jóvenes

La película, que ha conquistado a medio mundo, llegará al canal el 30 de septiembre

Las vacaciones de Navidad unen a Troy y a Grabiella en un karaoke, dos adolescentes que no tienen nada en común, excepto su pasión por la música. Así comienza High School Musical, telefilme que ha recorrido medio mundo cosechando premios y conquistando audiencias. En Estados Unidos acumula cerca de 40 millones de espectadores desde su estreno a principios de año. La producción llegará a Disney Channel (dial 31 de Digital +) el 30 de septiembre (22.00).

Nació para la pequeña pantalla, pero High School Musical llega a Europa con el glamour de Hollywood. Para su estreno en Londres, alfombra roja, fiesta elitista y sus jóvenes actores pisando fuerte junto al realizador del telefilme, Kenny Ortega; sus creadores, Bill Borden y Barry Rosenbush, y altos ejecutivos de Disney. "No somos estrellas, sino adolescentes corrientes con los que sintonizan los chavales. Ahí reside parte del atractivo del filme porque el público quiere ver gente normal en la tele", comenta la actriz Monique Coleman. "También contribuye el mensaje del musical: sigue tu propio camino pese a las presiones de los amigos, la familia y la sociedad", añade Zac Efron, quizás la estrella de los seis jóvenes intérpretes.

High School Musical actualiza musicales como Grease y traslada ingredientes de Romeo y Julieta a un idealizado instituto de secundaria estadounidense. Su banda sonora se mantiene en las listas de superéxitos y del DVD se vendieron 2,5 millones de copias en cinco semanas, un récord para un producto de televisión. Con un modesto presupuesto de 4,2 millones de dólares (3,2 millones de euros), se ha convertido en un fenómeno. Es la joya que ha devuelto el brillo a la factoría Disney.

El premiado telefilme arranca cuando Troy Botton (Zac Efron), el as del equipo de baloncesto, se apunta con la estudiosa y nueva alumna del colegio Gabriella Montez (Vanesa Hudgens) a la función musical del instituto. Los dos protagonistas provocan la ofensiva de todas las pandillas -deportistas, pijos, intelectuales- e incluso de padres y profesores. "Capturamos en versos y en canciones un drama esencial en la experiencia de los adolescentes: el reto de alcanzar los sueños, de perseguir la pasión en contra del escrutinio y presión de los colegas. Es una historia universal con una perspectiva optimista sobre la juventud actual", explica Gary Marsh, presidente mundial de Disney Channel.

Pese a su fórmula eminentemente estadounidense, además del halo utópico propio de las producciones Disney, el equipo del telefilme confía en arrasar también en Europa. "Todas las culturas conviven en Estados Unidos y en todas ellas ha calado el musical. Todos encuentran algo en el filme. Y como está el mundo hoy, con los políticos estropeándolo todo, conviene cantar más y hablar menos", ironiza Rosenbush.

El éxito -se estima que ha generado más de cien millones de dólares (80 millones de euros) con la venta de CD y DVD- hace inevitable una secuela, que se rodará en la primavera de 2007. Disney también contempla llevar su última fantasía escolar al estrado de Broadway. Por lo pronto, 1.400 institutos están representando versiones del High School Musical.

Escena de <i>High School Musical. </i>
Escena de <i>High School Musical. </i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS