MÚSICA

Variedad y algún riesgo

LA TEMPORADA que comienza el día 27 en el Teatro Real se compone de variedad en el repertorio y algún riesgo. El primero puede ser precisamente abrir con un título como Ariadne auf Naxos, que aunque no es una ópera menor no es de las más apreciadas por el gran público ni cuenta en el reparto -encabezado por Joyce DiDonato, como el compositor; Diana Damrau (Zerbinetta) o Anne Schwanewilms (Ariadne)- con figuras de las que colocan el cartel de lleno en las paredes.

Otros riesgos que han creado expectación entre el público amante de los títulos más contemporáneos son la programación de El amor de las tres naranjas, de Prokófiev (el 31 de octubre); el Wozzeck, de Alban Berg, con montaje de Calixto Bieito (el 12 de enero), y El viaje a Simorgh (a partir del 4 de mayo), del español José María Sánchez Verdú, nacido en 1968, que se estrena en el Real, con libreto de Juan Goytisolo. Del repertorio puro y duro, este año sobresale un Trovatore, de Verdi, que acercará a Madrid a Roberto Alagna (el 7 de junio), la reposición de Madama Butterfly (el 14 de julio), de Puccini, que será la obra que cierre la temporada, dirigida en el foso por Plácido Domingo con montaje de Mario Gas. Además se representarán Il tutore burlato (el 20 de octubre), reivindicación de Vicente Martín y Soler, compositor español contemporáneo de Mozart que triunfó en todo el mundo; Los cuentos de Hoffmann, de Offenbach (el 4 de diciembre), Cavaleria Rusticana, de Mascagni, y Pagliacci, de Leoncavallo (15 de febrero), que se representan juntas, o La pietra del paragone, de Rossini (28 de marzo), con un montaje de Pier Luigi Pizzi, autor de La Traviata, que se ha visto en dos temporadas del Teatro Real y que aparece en DVD este mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de septiembre de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50