Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Sten Andersson, político sueco, ex mediador en oriente próximo

Fue secretario general del Partido Socialdemócrata y ministro de Asuntos Sociales y de Exteriores

Sten Andersson, figura destacada de la cúpula del Partido Socialdemócrata sueco que llegó a ocupar diversos ministerios en el Gobierno, falleció súbitamente al pasado sábado a consecuencia, presumiblemente, de un infartoa los 83 años.

Sten Andersson, secretario general del Partido Socialdemócrata durante 20 años, fue en los años ochenta ministro de Asuntos Sociales del Gobierno de Olof Palme y en 1987, un año después del asesinato de éste, ocupó la cartera de Asuntos Exteriores. Cuando dejó este cargo en 1991 fue designado mediador en el conflicto del Medio Oriente. Su estilo de hombre dialogante, perseverante y de sentido práctico le resultó un instrumento eficaz para alcanzar algunos logros en su misión. Fue un valedor de la causa de Yasser Arafat como representante del pueblo palestino y se le atribuye haber influido con sus colegas de Estados Unidos para la aceptación de Arafat como interlocutor en los intentos de paz, después de años de haberlo catalogado como terrorista.

Un paso en su táctica fue el de reunir en Estocolmo a Arafat y un grupo influyente de judíos americanos. Fue distinguido por sus esfuerzos en dicho conflicto, con el premio del Año de la organización Pax World Foundation. (El presidente Muhmoud Abbas emitió un comunicado sobre su muerte calificándola de "una gran pérdida para los palestinos").

Fue amigo de su colega israelí Simon Perés. Durante sus años como secretario del partido, que comenzaron en 1963, amplió y profundizó las relaciones internacionales, apoyando las luchas de las fuerzas democráticas, contra las dictaduras de entonces en España, Portugal y Grecia así como en América Central y África. En 1987 visitó Cuba en ocasión de inaugurarse una escuela en La Habana con el nombre de Olof Palme.

El carácter afable y conciliador de Andersson no excluyó la firmeza de sus principios. Así fue muy crítico con las posiciones de Göran Persson que consideraba proisraelí, en el conflicto palestino-israelí. Fue respetado y apreciado por amigos y por adversarios políticos. El partido hizo una pausa en la pasada campaña electoral para rendirle un homenaje en su sede central de Estocolmo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de septiembre de 2006