Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cornellà pone en marcha un servicio de mediación entre ciudadanos

El Ayuntamiento de Cornellà pondrá en marcha en los próximos días un servicio gratuito de mediación para resolver conflictos entre vecinos. Dos técnicos municipales intervendrán en los problemas de convivencia que surjan siempre que alguno de los implicados lo requiera. El mediador escuchará todas las versiones y ayudará a alcanzar un acuerdo a través del diálogo.

En la cercana localidad de Viladecans los ciudadanos tienen este servicio de mediación desde hace un año. En este tiempo, los especialistas han atendido 110 solicitudes y el 66% se han resuelto de forma positiva. "Aceptamos procesos que paralelamente tienen una vía jurídica abierta. Si se resuelve con el diálogo, el denunciante retira la denuncia o se cierra el expediente administrativo porque se corrige el agravio de forma voluntaria", explica Luis Miguel Narbona, responsable del Centro Municipal de Mediación.

En la mesa de mediación hay caramelos, botellas de agua y pañuelos de papel. "La gente llora. Surgen cosas acumuladas durante años", afirman los responsables. El 35% de los casos tratados en Viladecans se relacionaban con comunidades de vecinos, el 18% a asuntos relativos a la aparición de goteras o instalación de aires acondicionados, el 14% se debieron a malentendidos, el 9% a molestias por ruidos y otro 7%, a la tenencia de animales.

L'Hospitalet puso en marcha el mismo servicio el pasado mes de abril. De los 65 expedientes tramitados, 15 se han resuelto positivamente. "Rechazamos los casos en los que una parte nos pide que dictaminemos quién tiene razón. Nuestra misión es trabajar sobre las relaciones entre personas, pero no somos jueces", comenta el director del Plan de Mediación, Jesús Husillos. Buena parte de los conflictos aparecen en el norte de la ciudad, donde hay más densidad de población y la convivencia resulta más difícil. También es donde hay más inmigración. Pero los problemas son siempre los mismos, y básicamente se refieren al ruido, tanto si los plantea un autóctono o un inmigrante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2006