Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno rechaza la oferta de implicarse en la gestión del aeropuerto de Biarritz

Transportes declina la invitación al ser "imposible" un acuerdo recíproco con Hondarribia

El Gobierno vasco ha comunicado oficialmente al alcalde de Biarritz, Didier Borotra, de UDF, su rechazo a participar en la gestión del aeropuerto del país vecino. La consejería de Transportes declina la invitación de la mancomunidad que forman Biarritz, Anglet y Bayona al no haber encontrado fórmulas para que la institución vascofrancesa se implique, con igual intensidad y de forma recíproca, en la explotación y promoción del aeródromo de Hondarribia, al ser de titularidad estatal. El Ejecutivo no cierra las puertas a retomar las conversaciones en el futuro.

El Ejecutivo autónomo ha decidido rechazar la propuesta de entrar en el consorcio que rige el aeropuerto de Biarritz-Parme ante la imposibilidad de que la parte francesa participe en similares condiciones en la explotación del aeródromo guipuzcoano. La decisión fue comunicada por la consejera de Transportes, Nuria López de Guereñu, durante la reunión que mantuvo a finales de julio pasado con Borotra, en la que trataron, entre otras cuestiones, la posible creación de un sistema aeroportuario transfronterizo que permita emprender acciones coordinadas entre los dos aeródromos.

La respuesta se produce algo más de un año después de que la Comunidad de Aglomeración Biarritz-Anglet-Bayona (BAB) ofreciese al Gobierno vasco -la propuesta fue hecha al entonces titular de Transportes, Álvaro Amann- incorporarse como un socio más en el organismo, llamado Sindicato Mixto, que ha asumido la titularidad del aeropuerto francés tras el proceso de descentralización de las infraestructuras aéreas que puso en marcha el Ejecutivo del país vecino.

"No podemos participar en el aeropuerto de Biarritz si la parte francesa no se involucra de la misma manera con Hondarribia", explica un portavoz de Transportes. "Esto no se ha planteado como una apuesta por Biarritz en contra de Hondarribia, sino como un trabajo conjunto para reforzar ambas infraestructuras", lo que concuerda con el espíritu del proyecto de eurociudad vasca Bayona-San Sebastián, que nació en 1993 impulsado por la Diputación guipuzcoana.

No obstante, el Gobierno no cierra las puertas a una eventual colaboración en el futuro, para lo cual tiene que producirse antes, aseguran desde la consejería, un proceso de descentralización similar al de Francia, esto es, que las administraciones locales y autonómicas, junto con la iniciativa privada, puedan participar en la gestión de los aeropuertos españoles. En España, todos los aeródromos son de titularidad estatal y están dirigidos por AENA. La transferencia de estas infraestructuras a las comunidades autónomas es una de las reivindicaciones más recurrentes de las autoridades vascas.

Sin llegar a este extremo, la consejería considera que si se admiten soluciones intermedias -mantener la titularidad estatal permitiendo la entrada de otros entes en la gestión-, el Gobierno estaría dispuesto a retomar con la BAB las conversaciones para un plan global de coordinación.

En la dirección del aeródromo de Biarritz participan, además de la BAB, el departamento de los Pirineos Atlánticos y el de las Landas, el municipio de San Juan de Luz y la Cámara de Comercio de Bayona. Ofrece vuelos regulares con los aeropuertos parisinos de Orly y Charles de Gaulle y los de Lyon, Clermont-Ferrand, Rennes, Niza, Londres, Dublín y Génova.

Consorcio común

"Desde una óptica de cooperación transfronteriza, la solución consistiría en que el Gobierno vasco entrara en el órgano gestor de Biarritz y que la BAB participase en el de Hondarribia, aunque lo ideal sería crear un consorcio común encargado de la gestión y promoción ambos aeródromos", señala el citado portavoz.

En este sentido, Transportes sostiene que la "inminente constitución" de una sociedad de promoción para la revitalización del aeropuerto de Hondarribia abre una "extraordinaria" oportunidad para establecer mecanismos de colaboración en la promoción conjunta de ambas instalaciones.

La negativa a Biarritz, aseguran en Transportes, no guarda ninguna relación con la polémica sobre el alargamiento de la pista de vuelos de Hondarribia, que el Ministerio de Fomento ha zanjado recientemente con la aprobación de un nuevo Plan Director que deja la longitud de la misma en sus dimensiones actuales (1.754 metros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2006