Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Busco muchacha buena, católica y limpia"

En vísperas de la visita de Benedicto XVI a su pueblo, Marktl am Inn, unos desconocidos ensuciaron en la madrugada de ayer la fachada de su casa natal con pintura azul. "Es fastidioso, pero lo considero sólo una travesura tonta", declaró ayer el alcalde del pueblo bávaro, Hubert Gschwendtner, después de asegurar que la fachada quedaría limpia antes de terminar el día.

Con ocasión del viaje papal, el dominical Bild am Sonntag publicó ayer el anuncio aparecido en el semanario Liebfrauenbote con el que, en 1920, el padre del Papa, "funcionario soltero, católico, de 43 años, con un pasado intachable", buscó "una muchacha buena, católica y limpia que sepa cocinar bien y hacer todas las labores domésticas, versada en la costura y que posea ajuar" para "pronto matrimonio".

Al no tener el éxito esperado, el anuncio volvió a publicarse cuatro meses después, de nuevo con la petición de remitir ofertas con foto. El gendarme Joseph Ratzinger y la cocinera Maria Peintner se casaron el 9 de noviembre de 1920, cuatro meses después de publicarse el segundo anuncio. Tuvieron tres hijos: Maria, Georg y Joseph.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2006