Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Motociclismo | Gran Premio de Malaisia

"Lo más duro de mi vida"

Pedrosa asegura que decidió subirse a su montura poco antes de la carrera

Terminó la carrera y, como vino ocurriendo durante los tres días en que se tuvo que subir a la moto, Dani Pedrosa fue auxiliado por los miembros de su equipo al descabalgar de su Honda. Agotado y con el gesto algo pálido, se fue cojeando, muy lento, al rincón del parque cerrado donde los miembros del equipo le abrazaron. Tras la obligada ceremonia del podio se fue directo a la clínica del circuito, y no asistió a la habitual conferencia de prensa posterior a la carrera.

"Ha sido el fin de semana más duro de mi vida. Por la mañana no tenía grandes esperanzas de salir", comentó al rato el corredor. "Pero luego he pensado que salía el quinto y que, tal vez, valía la pena intentarlo. Lo que pasa es que no lo tenía nada claro porque en los entrenamientos iba muy lento", reconoció el piloto de Castellar del Vallès que, con el podio de ayer ha recortado tres puntos, hasta los trece, la ventaja de la que goza al frente de la clasificación su compañero de equipo Hayden. "Decidí salir a mitad de la carrera del dos y medio, pero nadie me empujó a correr. Lo hice para ver si podía sorprenderme a mí mismo", convino el tricampeón del mundo, que no es la primera vez que debe enfrentarse a estos panoramas a lo largo de su carrera. "En 250cc también tuve carreras complicadas, aunque no es lo mismo con estas motos. En la vuelta de calentamiento he intentado coger la postura en la moto y luego he salido muy bien", ilustró el piloto, la nueva joya de Honda. Y prosiguió: "He podido pasar a Capirossi en la primera curva y, aunque Rossi me ha adelantado pronto, yo he tratado de mantenerme delante. Cuando se han escapado me he limitado a mantener mi ritmo", dilucidó el piloto, que desechó infiltrarse hasta la hora de la carrera. "Desde que me he infiltrado he podido doblar un poco más la rodilla. Pero al final de la carrera me quemaba el pie por dentro de la bota porque, con el hinchazón, quedaba un poco pequeña", ahondó el piloto, cuatro puntos por encima de Valentino Rossi en la clasificación general.

"Cuando supe el tipo de lesión que tenía Pedrosa imaginé que podría hacer una buena carrera", dijo eufórico el italiano. "Hoy en día hay unas inyecciones que van muy bien para calmar el dolor en estas heridas. Aunque si la lesión es ósea es un poco más problemático", aseguró Rossi, más confiado que hace unos meses de cara al campeonato. "Si la Yamaha responde puedo tratar de conseguir el título. Aunque están Pedrosa y Hayden, y cada uno tiene un 50% de posibilidades de ganarlo", ahondó el italiano, que ayer se subió al podio por 88ª vez desde que compite en MotoGP, igualando así el récord de Giacomo Agostini. "Será clave la carrera del domingo en Australia, porque Phillip Island es mi circuito, y luego vamos a Japón: territorio de Honda", cerró il dottore.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de septiembre de 2006