Zapatero augura un "final feliz" de la crisis de Endesa en la cumbre con Alemania

La presentación de la oferta formal de E.ON se espera para entrado el mes de octubre

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, espera celebrar, durante la cumbre hispanoalemana del 12 de septiembre, un "final feliz" para todas las partes en la compra de Endesa por parte del grupo alemán E.ON, según asegura en una entrevista al semanario Die Zeit. Ese final feliz que augura Zapatero no podrá plasmarse, sin embargo, hasta entrado octubre, para cuando E.ON estará en condiciones para presentar su oferta formal una vez superados los obstáculos que plantea la operación. Para entonces se espera conocer la respuesta al recurso de alzada presentado por la firma germana.

"Habrá un final feliz para España, para Europa, para el sector energético. Eso es algo que podremos celebrar en la cumbre bilateral", señala Zapatero en la entrevista que publica hoy Die Zeit. Asegura que habrá una solución al caso ya que España es "un país abierto" (junto con el Reino Unido es el único que ha liberalizado el sector energético) y rechaza las críticas que ha formulado Bruselas a las condiciones que ha puesto España a la fusión.

"Para Bruselas, los problemas de suministro de Ceuta y Melilla no son prioritarios. Tampoco se interesa mucho por quién está presente en el sector energético en Latinoamérica. Pero para el Gobierno español eso significa mucho porque es parte decisiva de nuestra política exterior", subraya. Y abunda: "Bruselas no tiene por qué entender todo lo que pasa. Desempeña su papel, se atiene a las reglas y toma decisiones. La realidad es más compleja".

En cualquier caso, para la cumbre lo que se puede es consagrar el visto bueno del Gobierno español a la entrada de E.ON, pero no cerrar un acuerdo del que, por otra parte, Zapatero no habla en ningún momento, entre otras cosas porque una negociación entre Estados en este asunto no pasaría el filtro de Bruselas. No obstante, por razones técnicas, la presentación de una oferta definitiva por parte de E.ON no se podrá producir hasta octubre. Dicha oferta competiría con la Gas Natural, cuya actitud de momento es de esperar y ver, aunque fuentes cercanas al grupo afirman que está en retirada.

Sobre el asunto, el próximo ministro de Industria, Joan Clos, afirmó que no hablará "oficialmente" de la OPA hasta que le "toque", tras lamentar que se hayan "malinterpretado" sus palabras. "Yo no dije que se negociase específicamente sobre E.ON, sino que había negociaciones normales entre Estados", declaró a Onda Cero.

Industria tendrá que contestar al recurso de alzada de E.ON, en el éste pide la nulidad de 10 de las 19 condiciones impuestas por la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Entre esas condiciones, según informaba Cinco Días ayer, están las relativas a las desinversiones de activos estratégicos de Endesa (centrales nucleares, de carbón y a sistemas extrapenínsulares). E.ON, que califica de "expropiación encubierta" las exigencias de la CNE, solicita que se reduzca el plazo sobre la "españolidad" de Endesa (de 10 a cinco años); pero acepta que la CNE autorice con carácter previo la reventa de la eléctrica en el caso de que un inversor adquiera más del 50% de E.ON, condición rechazada por Bruselas.

Zapatero y Merkel, durante un encuentro en Berlín en abril de este año.
Zapatero y Merkel, durante un encuentro en Berlín en abril de este año.REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS