Sanidad llama a denunciar a los bares que incumplen la ley antitabaco

El Gobierno recurrirá todos los decretos autonómicos que "flexibilicen" la norma estatal

La ministra de Sanidad, Elena Salgado, animó ayer a los ciudadanos a denunciar a aquellos locales de ocio y restauración que aún no cumplen la normativa antitabaco. A su juicio, ello forzará a las comunidades autónomas a inspeccionar los locales de más de 100 metros, que desde el viernes están obligados a cumplir la ley o declararse libres de humo. El ministerio presentará recurso contra todos los decretos que rebajen el contenido de la ley, pero admite que hasta que la justicia no se pronuncie no actuará contra los hosteleros que se amparen en decretos regionales.

"Si una comunidad recibe denuncias, estará obligada a tramitarlas. Eso las motivará para estar más activas en sus tareas de inspección", dijo ayer la ministra de Sanidad. Elena Salgado anima a los ciudadanos a que apoyen con sus denuncias el cumplimiento de la ley antitabaco, visto que algunas comunidades no parecen estar por la labor. La ministra no cree que esta ley necesite decretos autonómicos que la desarrollen, pero puesto que estos decretos se han aprobado en algunas de ellas, Salgado advirtió que recurrirá a los tribunales aquellos reglamentos que suavicen o flexibilicen la normativa estatal.

El de la Comunidad Valenciana -muy permisivo con los hosteleros- ya ha sido recurrido y el Ejecutivo ha hecho un requerimiento para que en el plazo de un mes se modifique la norma redactada en Castilla y León. Pero el Gobierno de esta comunidad -gobernada, como la Comunidad Valenciana, por el PP- negó ayer que haya recibido requerimiento alguno; simplemente considera que su ley "clarifica aspectos dudosos" de la ley nacional. Madrid también ha redactado un reglamento blando, pero lo ha remitido primero al Consejo de Estado y no tiene previsto aprobarlo sin conocer las observaciones del organismo.

En todo caso, dijo la ministra, "los hosteleros no tienen por qué tener confusión: conocen la ley y han de cumplirla". Sanidad está convencida de que los tribunales fallarán a favor del ministerio en sus pleitos con las comunidades, y entonces los hosteleros que no hayan cumplido la ley "se verán obligados a hacer otras instalaciones en sus locales, más inversiones y rápidamente para no quedar expuestos a una multa", vaticinó. Mientras tanto, Salgado cree que "no sería razonable imponerles una sanción" puesto que estarán atendiendo la normativa de sus comunidades. Pero rechazó tajantemente que no hayan hecho las obras bajo el argumento de falta de tiempo: "Han tenido ocho meses y algunos ni han empezado a hacer las obras, no es que las estén acabando, es que ni lo han solicitado", dijo. Eso sí, recalcó que en alguna comunidad "ni siquiera exige el cumplimiento de su propia normativa". "Eso ya no es admisible", añadió, sin citar a nadie en concreto: "No corresponde al ministerio hacer tareas de inspección". Pero estarán vigilantes.

La ministra defendió "la estabilidad de las normas para que se consoliden sus avances", con lo que descartó que el Gobierno cambie la ley, un temor que habían expresado los hosteleros que estaban haciendo inversiones para modificar sus locales y el argumento de los que no han hecho obras.

Proteger a los niños

La ministra presentó ayer una campaña informativa que se recogerá en los medios y vallas publicitarias en la que se llama a la responsabilidad de los adultos para que no sometan a los niños al humo del tabaco. Salgado cifró en 1.500 las personas que fallecen anualmente por estar expuestas al humo de los cigarrillos.

Por otro lado, recordó que el consumo del tabaco ha bajado un 7,7% el mes de junio respecto al mismo periodo el año pasado y dijo que 300.000 personas han dejado el hábito desde enero y otras 200.000 lo intentan en la actualidad.

Salgado también anunció que el ministerio prepara una norma para combatir el consumo de alcohol entre adolescentes y menores, de la que no dio detalles.

Un local donde se prohíbe fumar, en el centro de Vitoria.
Un local donde se prohíbe fumar, en el centro de Vitoria.PRADIP J. PHANSE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS