Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cuarto año de beneficios récord

Las ganancias de las empresas del Ibex crecen el 36,8% hasta junio por el tirón de las ventas

Tras la excelente añada de 2005, parecía difícil que la cosecha de beneficios de 2006 pudiera suponer un gran salto. Pero las empresas cotizadas no sólo han logrado superarse a sí mismas, sino que están pulverizando los registros del año pasado. Con las cifras de la mitad de ejercicio y las previsiones de las grandes compañías en la mano, ya cabe afirmar sin miedo a equivocarse que 2006 será el cuarto año consecutivo con beneficios históricos para las empresas cotizadas.

La palabra récord empieza a ser recurrente cuando se habla de los beneficios de las grandes empresas españolas. Este viernes acabó el plazo para que las sociedades que cotizan en Bolsa dieran cuenta de sus resultados hasta junio, aunque la mayoría de las empresas del Ibex prefirió adelantar el anuncio a julio. Con todos los resultados salvo los del segundo trimestre de Inditex (cuyo ejercicio arranca en febrero), el beneficio de las principales compañías de la Bolsa española crece un 36,8% hasta 19.144 millones, según las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

BBVA, Santander y Telefónica son las empresas que más ganan y Repsol es la que más factura gracias a los altos precios del crudo

La cifra de negocio se dispara un 22,89% en el semestre gracias al fuerte crecimiento orgánico de las empresas y a las adquisiciones

Dos empresas (Santander y BBVA) han publicado ganancias superiores a los 3.000 millones de euros en estos seis meses, mientras que sólo dos (Iberia y Sogecable) han sufrido pérdidas. Todas incrementan su facturación y 28 mejoran sus ganancias, por sólo seis que las reducen.

Fuertes adquisiciones

Varios son los factores que aceleran el crecimiento en este ejercicio. De un lado, las adquisiciones, con O2, la mayor compra en la historia empresarial española, a la cabeza. Telefónica ha empezado a integrarla en sus cuentas desde febrero de este año. La compra de la operadora de móvil británica ha dado un impulso espectacular a su cifra de negocio y a sus beneficios (aunque también a su deuda).

Las constructoras son probablemente las que mejor representan ese crecimiento vía adquisiciones que se refleja tanto en la cifra de negocio como en el beneficio. La apuesta de ACS por sus participadas (Unión Fenosa, Abertis y Urbis), las compras internacionales de Ferrovial (la constructora tejana Webber, la suiza Swissport de servicios en aeropuertos, la británica de ingeniería Owen y el gestor de aeropuertos BAA) , la diversificación de Acciona hacia la energía renovable y las compras de FCC y Sacyr impulsan las cuentas.

Las que más elevan la cifra de negocio son Abertis (por la consolidación de Sanef) y Prisa, el grupo editor de EL PAÍS, que integra Sogecable por consolidación global tras el aumento de participación.

Pero el incremento de la facturación no se produce sólo gracias a las empresas que han realizado adquisiciones, sino que en muchos casos lo que hay es un fuerte crecimiento orgánico. Los bancos, con el constante tirón del crédito hipotecario, son buen ejemplo de ello, pero empresas como Inditex, Gamesa, Metrovacesa, Fadesa o Red Eléctrica muestran historias de fuerte crecimiento rentable sin necesidad de compras.

También contribuye el mayor coste de las materias primas energéticas. Unión Fenosa saca partido del gas, mientras Repsol y Gas Natural crecen mucho en facturación pero poco en beneficio. Las que viven mayor deterioro de márgenes son las siderúrgicas (como Acerinox). Altadis sufre en sus cuentas la guerra de precios.

Por otro lado, el crecimiento también se acelera por Latinoamérica, tanto por la mejora de la región como por el favorable impacto cambiario. Los dos grandes bancos y Telefónica son los grandes beneficiados. Ellos son precisamente los que encabezan la clasificación por ganancias.

En la mayoría de los casos las adquisiciones no han tenido consecuencias negativas sobre los márgenes, de modo que han impulsado no sólo la cifra de negocio sino también el resultado.

Tipos de interés bajos

La política compradora se ve beneficiada por un entorno de tipos de interés todavía bajos, pese al repunte del último año, y por unas normas contables que ya no obligan a la amortización sistemática del fondo de comercio. Eso abarata en términos contables las operaciones y también en términos efectivos en la medida en que sea fiscalmente deducible.

La fiebre de fusiones y ofertas públicas de adquisición (OPA) muestra que el tirón de las ventas y los beneficios por esta vía aún dará de sí. La buena marcha de la economía española, europea y Latinoamericana permite pensar que también el crecimiento orgánico tiene fuelle para rato.

BBVA, líder provisional por ganancias

El líder por beneficios es por primera vez el BBVA, que obtuvo un resultado histórico gracias a unas plusvalías extraordinarias de 1.157 millones de euros por la venta de sus participaciones en Repsol, BNL y Banc d'Andorra.

No obstante, según las previsiones de los analistas y de las propias entidades, el Santander recuperará en el conjunto del año el liderazgo en beneficios que ha ostentado en los últimos cinco ejercicios, dado que ganará unos 7.000 millones de euros y el BBVA, en torno a 5.600 millones. En el primer semestre, el Santander se situó en segunda posición, al ganar 3.216 millones.

Telefónica es la tercera empresa que más gana en el semestre. El fuerte incremento en los ingresos y en la cartera de clientes tras la integración del grupo O2 permitió a la compañía mejorar sus beneficios semestrales un 40,3% hasta 2.574 millones de euros.

Además, Telefónica se ha acercado mucho a Repsol por ingresos al elevar su facturación un 46% hasta 25.162,5 millones, frente a los 27.623 millones de la petrolera. La cifra de negocio de la siguiente empresa no financiera no llega siquiera a los 10.000 millones.

En el lado de las pérdidas sólo hay dos sociedades del Ibex 35. Una es Iberia, que sufre los altos precios del crudo y el coste del traslado a la nueva terminal de Barajas (el impacto de la conflictividad laboral de julio se apreciará en el tercer trimestre). La otra es Sogecable, cuyo canal en abierto Cuatro está aún en fase de despegue.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de septiembre de 2006

Más información