Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren 50 personas en un ataque a un barrio chií de Bagdad

Al menos 50 personas murieron ayer y otras 200 resultaron heridas tras la explosión de siete cohetes que sacudieron seis zonas chiíes del este de Bagdad según informaron fuentes del ministerio de Interior iraquí. Además, otras 10 personas murieron ayer en varios atentados en otras ciudades del país árabe, mientras que 40 detenidos iraquíes han sido liberados de una prisión controlada por las tropas estadounidenses.

Los cohetes impactaron en las viviendas donde las familias se encontraban reunidas para cenar en la víspera del festivo viernes. No se descarta que el número de víctimas sea mayor. "Las casas han quedado arrasadas. Todavía hay gente atrapada en los escombros", dijo un agente de policía.Las explosiones tuvieron lugar de manera casi simultánea hacia las 18.00, hora local (16.00, hora peninsular española).

El Ministerio del Interior iraquí comunicó que los hospitales tenían dificultades para atender a todos los heridos. La policía dijo que los misiles lanzados eran del tipo Katiusha, de fabricación soviética. Las fuerzas de seguridad no pudieron localizar a los atacantes ni el lugar desde el que lanzaron los cohetes.

Las tropas estadounidenses tuvieron que reforzar en las últimas semanas su presencia en la capital ante el incremento de los ataques desde que pusieron en marcha el plan conjunto de seguridad con las tropas iraquíes. El atentado coincide con el anuncio realizado en la mañana de ayer por el primer ministro iraquí. Nuri al Maliki afirmó, en un optimista comunicado, que las fuerzas de seguridad iraquíes asumirían el control de la mayor parte del país a finales de año.

En otros incidentes registrados ayer más de 10 iraquíes murieron en diferentes ataques. Cuatro policías fallecieron y otros 11 resultaron heridos cuando un coche bomba explotó en la cola que hacían varios vehículos en una gasolinera de Bagdad. Otros cuatro agentes de policía murieron tras ser tiroteados en Mosul, al norte del país.

Discurso de Bush

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, descartó la retirada de tropas de Irak, al señalar ayer que muchos de los que piden la salida de EE UU del país árabe "son patriotas pero están muy equivocados". Bush insistió, en un acto celebrado en Salt Lake City (Estado de Utah), en que si "EE UU se retira antes de que Irak pueda defenderse de sí mismo, las consecuencias serían absolutamente predecibles y absolutamente desastrosas. Entregaríamos a Irak a nuestros peores enemigos".

Esos enemigos fueron identificados por el presidente estadounidense: los "ex secuaces" del ex líder iraquí Sadam Husein, grupos armados con vínculos con Irán y Al Qaeda y terroristas de todo el mundo, "que de repente tendrían una base de operaciones mucho más valiosa que Afganistán bajo el mandato de los talibanes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006