Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet da a entender que el BCE volverá a subir los tipos en octubre

El banco deja el precio del dinero en el 3%, pero estará "vigilante"

El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo ayer los tipos de interés en el 3%, tal y como se esperaba, y dio a entender que habrá una próxima subida el 5 de octubre. Al menos así lo interpretaron los analistas en Francfort, sede del banco, por las palabras que usó el presidente de la institución, Jean-Claude Trichet, en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo del banco. El BCE también elevó la previsión de crecimiento para este año.

"Una fuerte vigilancia sigue siendo esencial para asegurar la contención de los riesgos al alza para la estabilidad de precios", dijo ayer el presidente del BCE. Se diría que las palabras "fuerte vigilancia" pertenecen a una especie de código para iniciados en el que Trichet cifra su mensaje a los mercados. En este caso, la traducción es que habrá subida de tipos en octubre.

El banco revisó además al alza sus previsiones de crecimiento y de inflación para la zona euro. Si en junio había pronosticado un crecimiento de una media del 2,1% para 2006 y 1,8% para 2007, ayer auguró una media del 2,5% este año y del 2,1% para el próximo. En cuanto a la inflación, el banco prevé que se mantenga entre el 2,3% y el 2,5% este ejercicio y entre el 1,9% y el 2,9% el año próximo, después de adelantar medias del 2,3% y 2,2% para 2006 y 2007 respectivamente.

Los riesgos que podrían amenazar estas previsiones siguen siendo los precios del petróleo, desequilibrios globales y presiones proteccionistas, sobre todo tras la suspensión de la ronda Doha de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esto en cuanto al crecimiento económico, la inflación podrían impulsarla aumentos en los precios regulados, en los impuestos indirectos y en los salarios.

Una política holgada

Trichet basó su "fuerte vigilancia" en los datos de crecimiento e inflación aparecidos desde la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE, a principios de agosto, datos que apoyan la decisión que tomaron entonces de subir los tipos. "Nuestra política monetaria continúa siendo holgada. Si nuestras hipótesis se siguen confirmando, se garantizará una retirada progresiva de holgura monetaria", explicó Trichet.

Sin embargo, el presidente insistió ayer, en la rueda de prensa posterior a la reunión del consejo de Gobierno, en que "no se preanuncia nada". "Haremos lo que tengamos que hacer" para garantizar la estabilidad de precios y apoyar así el crecimiento en la zona euro.

En el primer semestre "el crecimiento económico fue más fuerte que lo proyectado por los pronósticos", explicó el presidente Trichet, y todo apunta a que continúa siendo así en el tercer trimestre. "La información de la actividad económica en el tercer trimestre sigue siendo favorable y apoya la tesis de que el producto interior bruto (PIB) crezca a un ritmo a la altura de su potencial", dijo Trichet.

Las condiciones están dadas, según el banco: la robusta actividad económica global apoya las exportaciones de la zona euro, la inversión mantendrá su dinamismo gracias al largo periodo en que ha disfrutado de condiciones de financiación favorables y las empresas se están beneficiando de fuertes ganancias y mayor eficiencia gracias a las reestructuraciones emprendidas. Además, está previsto que el consumo se fortalezca a consecuencia de la evolución de la capacidad adquisitiva de los ciudadanos y de la reducción del desempleo.

El Euríbor, en el 3,615%

La reunión del Consejo de Gobierno del BCE coincidió ayer con la publicación de las cifras de paro en Alemania correspondientes al mes de agosto. Según la Agencia Federal de Empleo, en agosto había 14.000 personas menos sin trabajo que en el mes anterior, aunque este descenso no dio para alterar el índice de desempleo, que se mantuvo en el 10,5%.

También en materia de tipos de interés, el último dato de agosto dejó el Euríbor hipotecario de ese mes en el 3,615%, el nivel más alto desde julio de 2002. Se confirma así que el encarecimiento de la hipoteca para aquellos a los que les toque la revisión anual es de 1,39 puntos, el mayor en seis años. La cuota mensual de un préstamo a 20 años de 140.000 euros (importe medio de la hipoteca para vivienda) sube unos 100 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de septiembre de 2006