Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macarrada se declara "conocida mundialmente" en su barrio

Cuatro moais, las célebres figuras características de la Isla de Pascua, convenientemente retocadas, ocupan la portada de ¡¡Mundialmente conocidos!! (Santo Grial Records), segundo disco de Macarrada. El cuarteto bilbaíno, definido por el guitarrista Lino como "heredero directo de M. C. D.", insiste en el punk rock y, como ya hizo su admirado Joey Ramone en su estreno en solitario, se atreve a adaptar What a wonderful world, popularizado por Louis Armstrong.

Los miembros de Macarrada coinciden en su gusto por bandas como Sex Pistols, The Clash, Stiff Little Fingers, Buzzcocks, Ramones, Eskorbuto y RIP, y en sus nuevas letras presumen de pasado y presente punk rocker y de haber logrado, "tocando alto y gritando fuerte", ser mundialmente conocidos en su barrio. También piden salud, libertad y rock and roll, denuncian la "manipulación" de la televisión y no ocultan su escasa simpatía por los políticos, como evidencia de su "escepticismo contemplativo". "La inspiración está a la vuelta de cualquier esquina, en este mundo no faltan historias para tocar, ni para darles un toque", sostiene desde un principio el cantante Tonino.

Macarrada es el grupo que ha tomado el relevo de M. C. D., con la legitimidad que le da el estar formado por antiguos componentes del histórico conjunto bilbaíno de punk rock. De hecho, empezaron utilizando el nombre pero, tras muchos rifirrafes, insultos y amenazas de otros ex compañeros, se sienten con fuerzas, seguidores y publicidad suficiente para anunciarse directamente como Macarrada, y no MaCarraDa, como encabezaban su estreno discográfico, del que se han despachado 8.000 ejemplares. Además de en M.C.D., los miembros de cuarteto también han tocado en Parabellum, Zein, Yo Soy Julio César, Segismundo Toxicómano, La Mortaja Del Rey, Desconzierto, Los Pestosos, Soda, MDH, Jane Doe, Martin Lío.

El primer disco de Silikonay

Igual que sucedía en la maqueta previa Acción-reacción, el rock y el punk rock callejero en la onda de Reincidentes llena también Gorrotoaren indarra (Hirusta Records), el primer disco de Silikonay. El grupo alavés canta en euskera y castellano sobre asuntos como el poder del dinero, y la hipocresía que rodea al enriquecimiento, y el peligro de fabricar cada vez automóviles más potentes.

Por otra parte, Kudai funde metal y rock industrial en Arima eroslea (Kemen Musikagintza), un disco aderezado con variedad de arreglos sintéticos, gran vocación ambiental, programaciones, bases percutoras y guitarras eléctricas igualmente pertinaces. "Textos que salen de las entrañas, con ímpetu unas veces, y admiración y respeto en otras", completan este segundo álbum del cuarteto, que llega a las tiendas dos años después de su debut (Hutsa) y cuenta también con colaboradores. En este caso la ayuda la prestan componentes de Koma, Sakalariak, Nok, Nekrotech y el director de orquesta Iker Sánchez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 2006