Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TELEVISIÓN

La serie '24' obtiene el Emmy por el que ha luchado cinco años

La producción recibe los premios a la mejor serie dramática y al mejor actor (Kiefer Sutherland) y derrota a 'Anatomía de Grey', que se va de vacío.

Cinco años después de su estreno, la teleserie 24 consiguió por fin el pasado domingo el ansiado premio Emmy a la mejor serie dramática del año. Era la eterna candidata de las últimas cuatro temporadas pero siempre se iba a casa con las manos vacías. Sin embargo, en la 58ª edición de los premios más importantes de la industria de la televisión estadounidense, cuya gala se celebró el domingo en Los Ángeles, 24 (que en España emiten Antena 3 y Fox) consiguió por fin su revancha al obtener además otro importante reconocimiento: el de mejor actor para su protagonista, Kiefer Sutherland. "De vez en cuando gozas de una noche que te hace recordar lo privilegiado que eres, y ésta es una de ellas", dijo el actor, que interpreta a un agente antiterrorista sin demasiados escrúpulos en un mundo pseudoapocalíptico amenazado por ataques bacteriológicos, químicos y nucleares.

'Anatomía de Grey', que partía como favorita con 10 candidaturas, no se llevó ningún premio

En la categoría de comedia, ganó la versión estadounidense de la serie británica The Office (La Sexta dispone de los derechos de la premiada y Cuatro emite la original), protagonizada por el cómico de moda en EE UU, Steve Carell. En cuanto a las mujeres hubo varias sorpresas, entre ellas el premio a mejor actriz de serie cómica, para Julia Louis Dreyfus por The new adventures of old Christine. Con él se rompía la maldición Seinfield: los personajes de aquella producción no habían conseguido nunca premios al protagonizar otros programas. Las damas de la serie Mujeres desesperadas (TVE-1 y Fox), pese a sus victorias de otros años, fueron completamente ignoradas en esta edición de los Emmy, al igual que Edie Falco y James Gandolfini, de Los Soprano (Canal + y La Sexta).

En cuanto a las miniseries, Elisabeth I (que Canal + estrena este otoño) acumuló tres premios, entre ellos el de mejor actor secundario para Jeremy Irons. Alan Alda, el célebre protagonista de la serie Mash, obtuvo el premio a mejor actor secundario por su actuación en El ala oeste de la Casa Blanca (La 2 y AXN), cosechando así el galardón número 26 para una serie que acaba de ser cancelada tras siete temporadas y que junto a Canción triste de Hill street es la que más premios Emmy acumula.

La gran perdedora de la noche fue la serie Anatomía de Grey (Cuatro y Fox), que pese a partir entre las favoritas con diez candidaturas no consiguió ningún reconocimiento.

En la gala, que se prolongó durante tres horas -igual que los Oscar y los Grammy pero más aburridos- también hubo espacio para la nostalgia. La reciente muerte del productor Aaron Spelling, creador de mitos como Hotel y Vacaciones en el mar, no podía pasar desapercibida. Fue recordada con un homenaje al que asistieron tres de sus leyendas televisivas: Farrah Fawcett, Jaclyn Smith y Kate Jackson, las protagonistas de Los Ángeles de Charlie.

Pero la realidad provocó un incidente de muy mal gusto con el guión de la ceremonia. Por la mañana un avión se estrellaba en Kentucky matando a 49 de sus 50 pasajeros. Sin embargo, en el ajetreo de organizar la gala, nadie debió prestar atención a las noticias y por eso a nadie se le ocurrió cambiar el guión de una ceremonia que se abrió con un clip del cómico Conan O'Brien sentado en un avión bebiendo champán y preguntándose "¿Qué podría ir mal esta noche?" La siguiente imagen era el avión estrellándose.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de agosto de 2006