Entrevista:UN, DOS, TRES TESOROS DE... | GUILLERMO PÉREZ VILLALTA

"Cuando puedo, escucho 'Ziggy Stardust' a todo volumen"

Al artista plástico le fascina la atemporalidad de '2001: una odisea en el espacio'

La isla de Guillermo Pérez Villalta (Tarifa, Cádiz, 1948) tendría el aspecto de uno de los jardines psicodélicos con los que el artista ha estado divirtiéndose este verano hasta convertirlos en acuarelas. Y es que las vacaciones para un creador tan polifacético consisten en cambiar de escenario, refugiarse en el luminoso estudio de la casa de sus abuelos en Tarifa y seguir trabajando. Con otro tempo, pero siempre trabajando.

El "artífice", como le gusta autodefinirse y como tituló su última gran exposición en Sevilla, ha elegido para su retiro a una isla desierta The rise and fall of Ziggy Stardust and the spiders from Mars, de David Bowie; 2001: una odisea en el espacio, de Stanley Kubrick, y el libro Aprendiendo de todas las cosas, de Robert Venturi y Denise Scott.

Guillermo Pérez Villalta, quien no para de sorprender a la galería desde que a finales de los sesenta se convirtiera en abanderado de la nueva figuración madrileña, siempre recupera esa sensación de los veranos de su infancia cuando pone un pie en Tarifa y se zambulle en la playa de Los Lances. "Antes viajaba mucho, pero ahora evito hacerlo durante el verano porque todo está imposible", comenta desde su atalaya. Se refugia con su pareja, Fernando, en un moderno apartamento que él mismo ha diseñado -estudió Arquitectura 10 años, aunque no la terminó- y corona la casa de sus abuelos. Desde la azotea, prismáticos en mano, goza oteando la costa africana, adivinando los edificios y el alminar del perfil de Tánger y comprobando, año tras año, cómo la especulación inmobiliaria ha llegado también al otro lado del Estrecho.

La primera planta de la casa-patio es su estudio, un santuario en el que el artista, que recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1985, pasa pintando, dibujando o escribiendo casi toda la mañana y al final de la tarde, cuando -tras el ritual de la siesta- remite un poco el calor. La planta baja será la futura fundación que el artista planea abrir con la colaboración del Ayuntamiento y la Diputación de Cádiz.

"La música del futuro"

"Hay dos discos que me han marcado en mi vida: La ascensión y caída de Ziggy Stardust y las arañas de Marte (1972), de David Bowie, y Revolver (1966), de The Beatles. Prefiero el de Bowie, pero Revolver fue el primero que compré con mi dinero. Tenía 18 años y acababa de ganar un concurso de felicitaciones de Navidad en una academia de Madrid. Cuando oí Tomorrow never knows pensé: 'Ésta es la música del futuro", explica el artista, que se muda a Tarifa en junio y se queda hasta finales de septiembre. "El día que la Virgen de la Luz se va a la Ermita es cuando para mí se acaba el verano". El artista se va después a Madrid a recoger la Medalla de Oro de las Bellas Artes que el Ministerio de Cultura le ha concedido este año y a presentar el libro Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, que ha ilustrado con un centenar de dibujos.

"El de Bowie es un disco heroico, es como un dramón glam que me cogió en el final de la época de la psicodelia. Me llena de emoción cada vez que lo oigo. En el vinilo ponía: 'Escuchar al máximo volumen del equipo', y eso es lo que hago cada vez que puedo".

"2001: una odisea en el espacio es una película que me gusta más con el paso de los años. Es como el retrofuturo en el que parece que el tiempo es infinito, al contrario que en las películas de ahora. La veo con adoración, con regodeo, y cuando sé que nadie me va a interrumpir".

En la elección del libro, Pérez Villalta ha tenido que hacer un proceso de eliminación. "Robert Venturi es el padre de la arquitectura pop y de la posmodernidad, y su libro Aprendiendo de todas las cosas, que escribió junto a su mujer, Denise Scott, me sirvió para abrir los ojos. Lo leí cuando tenía 22 años y me interesa sobre todo como concepto, porque te enseña a saber que se puede aprender de las cosas más vulgares. Es un texto muy vigente, sobre todo en este momento de tanta sobriedad arquitectónica", concluye.

Pérez Villalta se llevaría a una isla un volumen de los arquitectos Robert Venturi y Denise Scott.
Pérez Villalta se llevaría a una isla un volumen de los arquitectos Robert Venturi y Denise Scott.PÉREZ CABO

Sobre la firma

Margot Molina

Ha desarrollado su carrera en El PAÍS, la mayor parte en la redacción de Andalucía a la que llegó en 1988. Especializada en Cultura, se ha ocupado también de Educación, Sociedad, Viajes y Gastronomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado, entre otras, la guía de viajes 'Sevilla de cerca' de Lonely Planet.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS