Maragall insiste ante Montilla en que el PSC debe tener grupo propio en el Congreso

El candidato socialista promete dar prioridad a las políticas sociales frente a las identitarias

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, volvió ayer a insistir sobre la necesidad de que el Partit dels Socialistes (PSC) recupere el grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados. Lo hizo ayer en el habitual encuentro veraniego de Vilopriu (Baix Empordà) y ante quien le sucederá como candidato, el ministro de Industria, José Montilla. Maragall consideró que Convergència i Unió no puede tener la exclusividad de representar a Cataluña en el Congreso. El presidente instó a Montilla a convertir el PSC en elemento aglutinador del catalanismo.

Maragall lanzó de nuevo ayer una vieja idea, la de recuperar el grupo del PSC en el Congreso, que perdió tras el golpe de Estado del teniente coronel Tejero en 1981. Ya lo propuso en un Consejo Nacional del PSC y la iniciativa provocó alguna airada reacción en contra. Ni la mayoría de dirigentes del PSC, ni el propio José Montilla, y mucho menos el PSOE consideran prioritaria esta reivindicación. Primero porque se necesita una reforma del reglamento de la Cámara y segundo, y principalmente, porque si los socialistas catalanes crearan un grupo propio, el PSOE se convertiría en el segundo grupo de la Cámara, por detrás del Partido Popular.

Pero Maragall considera que los socialistas catalanes han de convertirse en lo que su predecesor en el cargo, el convergente Jordi Pujol, denominaba "pal de paller", es decir, un partido que aglutine al catalanismo transversal. De esta manera, el presidente pidió a Montilla que unifique, en torno al PSC, "la Cataluña que mira al norte y la Cataluña de Tarragona". La primera vota preferentemente a Convergència i Unió y la del sur, a los nacionalistas de CiU y también a Esquerra Republicana, de donde procede la mayoría de sus dirigentes.

Y si el PSC quiere convertirse en un aglutinador del catalanismo, no puede ser que CiU, según Maragall, patrimonialice la representación de Cataluña en el Congreso de los Diputados. "Lo que no podría ser es que el nombre de Cataluña en España y Europa lo tuviesen aquellos que representan una determinada Cataluña, que no es toda Cataluña, justamente", en clara referencia a los nacionalistas de Artur Mas y Josep Antoni Duran Lleida. A juicio del presidente, el PSC y no CiU es la formación que representa mejor a Cataluña.

Tanto Montilla como Maragall focalizaron sus críticas a Convergència i Unió, coalición que lucha por recuperar la presidencia de la Generalitat, que le arrebataron las formaciones de izquierda en 2003.

A lo largo de su parlamento, de unos 20 minutos, José Montilla, que asistía por primera vez a este encuentro, hizo una apología de las políticas sociales del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y afirmó que estaban en concordancia con la acción de gobierno que ha presidido Pasqual Maragall en los tres últimos años. Montilla vindicó la necesidad de cambiar "las políticas estériles y victimistas de 23 años de catalanismo conservador de Jordi Pujol" y afirmó que la Generalitat de CiU había hecho "muy poca cosa, mucho lamento pero muy poca cosa". Montilla dijo que CiU "ha estado siempre preocupada sólo por la identidad abstracta y se ha despreocupado de la realidad social".

En cuanto a la nueva etapa política que se perfila para los próximos meses, Montilla declaró: "Nadie entendería que ahora en vez de ponernos a trabajar con herramientas nuevas, empezásemos a especular sobre qué podríamos hacer con otras". De esta forma, Montilla salía al paso de las declaraciones del líder republicano, Josep Lluís Carod Rovira, que ayer mismo declaró, en una entrevista a Catalunya Ràdio: "Montilla, a diferencia de Reventós, Obiols y Maragall, puede ser un buen representante de la izquierda social, pero no proviene del catalanismo político".

Estatuto permanente

El candidato socialista reconoció que "quedaban cosas para reivindicar", pero añadió que "ahora los catalanes tienen derecho a un Gobierno que en primer lugar garantice que el potencial del autogobierno se ponga al servicio de la gente". Por si quedaba alguna duda de la consideración que el nuevo Estatuto merece a Montilla, éste afirmó que es necesario decir "alto y claro que tenemos Estatuto para muchos años".

Después de la referencia de Antoni Castells a las políticas catalanistas de Montilla, el candidato de los socialistas definió como sus prioridades de Gobierno "una sociedad más próspera y más justa, más emprendedora y segura, una sociedad más libre" y calificó las "obsesiones nacionalistas" de "pérdidas de tiempo que no nos harán perder las buenas oportunidades que se nos ofrecen ahora".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de agosto de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50